Posteriormente, en 2015 se produjo una modificación en el nuevo calendario disminuyendo la edad de administración de la vacuna frente al VPH a niñas a los 12 años. Además esta vacuna también está incluida en el calendario vacunal del adulto desde 2015 para mujeres sometidas a un tratamiento excisional por lesiones cervicales neoplásicas, según informó el Gobierno regional en nota de prensa.

Al respecto, señalan que la cobertura de primovacunación desde el inicio de la vacunación frente al VPH en niñas "ha sido elevada", pasando del 68 por ciento en el año 2009 hasta casi el 80 por ciento registrado en 2017.

Así, indican que la prevalencia global de infección por el virus del papiloma humano en España en el grupo de edad de 18-65 años es de un 14,3 por ciento, elevándose al 29 por ciento en niñas entre los 18 y 25 años.

A ello se suma también el hecho de que la conducta sexual de las mujeres jóvenes españolas ha cambiado respecto a generaciones anteriores, ya que hay un inicio "más precoz" de las primeras relaciones sexuales y un número "más elevado" de compañeros sexuales.

Por ello, se considera que estas nuevas conductas pueden haber contribuido al aumento de la prevalencia de infección por VPH en los últimos años en España, principalmente en mujeres jóvenes.

Actualmente las vacunas que están disponibles pueden proporcionar en España una protección aproximada del 80 por ciento frente a los tipos de virus de papiloma humano productores de cánceres invasores de cuello uterino.

En este sentido, los epidemiólogos de la Dirección General de Salud Pública consideran que la inclusión de la vacunación VPH en las cohortes de niñas preadolescentes "es una estrategia altamente eficiente", ya que la razón coste-efectividad incremental de la vacuna VPH se sitúa en el umbral en el que "se considera que una tecnología sanitaria es eficiente en España".

Las vacunas frente al VPH se autorizaron en varios países del mundo en 2006 comenzando los preceptivos estudios postcomercialización de seguimiento de la seguridad y efectividad una vez se introdujeron en los calendarios sistemáticos, desde entonces aseguran que han sido millones las dosis de vacuna administradas en todo el mundo, generando "abundante información que no hace sino confirmar la ausencia de efectos adversos graves" causalmente asociados a la recepción de la vacuna.

El Virus del Papiloma Humano comprende un grupo de virus que se transmiten casi exclusivamente por contacto sexual, y cuya infección es la causa de la producción del cáncer de cuello de útero, además de otros cánceres como lo de vulva, vagina, ano y pene. Existen más de 120 tipos distintos de estos virus del papiloma humano que pueden infectar al ser humano, aunque sólo 15 de ellos se consideran de alto riesgo para el desarrollo de cáncer de cuello de útero, siendo los llamados tipo 16 y 18 los causantes de más del 70 por ciento de los cánceres.

Añaden que aproximadamente el 85 por ciento de las personas se suelen infestar a los dos, tres años de haber iniciado relaciones sexuales.

En relación a si el uso de los condones previene el virus, señalan que parcialmente reducen el riesgo de infección debido a que cubren (protegen) solo en parte la piel del tracto genital, si bien matizan que "cuanto más constante sea el uso del condón, mayor será la protección", afirmando que el uso del condón el 100 por 100 de las veces reduce el riesgo de propagación del VPH cerca de un 70 por ciento.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.