Un momento de 'Grand Applause', la pieza ideada por Jorge Dutor y Guillem Mont de Palol
Un momento de 'Grand Applause', la pieza ideada por Jorge Dutor y Guillem Mont de Palol que podrá verse en las Naves de Matadero del 27 al 29 de abril. NAVES MATADERO

¿Una exposición que es una performance? ¿Una ópera que recorre cuatro salas de exposición? Los géneros se funden y se confunden en Grand Applause, la nueva propuesta de Naves Matadero, creada por el escenógrafo y performer Jorge Dutor y el coreógrafo, bailarín y también performer Guillem Mont de Palol.

Juntos llevarán a cabo este fin de semana (27, 28 y 29 de abril) este espectáculo-fusión que: A) es una traslación de un formato expositivo a un formato preformático, B) también es una coreografía inspirada en la ópera Carmen de Bizet y C) pone en diálogo el trabajo de tres artistas: Norberto Llopis (como Carmen), Luis Úrculo (como Don José) y Bernhard Willhelm (como torero Escamillo).

El resultado es una pieza que utiliza el humor para cuestionar las formas de producción, exhibición e interacción de la práctica artística. "El tema de la autoría está presente en esta creación, e igual que Bizet se apropió de la historia de Merimée y recuperó elementos de música popular, Dutor y Mont de Palol parten de materiales ya existentes para crear nuevas ficciones y se convierten en un elemento más de todo un ecosistema en el que se diluye la autoría", dice el centro de creación.

De esta manera Dutor y Mont de Palol se apropian de elementos utilizados por Úrculo, Llopis y Willhelm en sus obras para escenificarlos y, de esta manera, llevar al escenario lo que generalmente solo puede verse en galerías de arte.

"Creemos en una cierta dimensión política de nuestro trabajo tratando de expandir el concepto de coreografía trabajando en los límites de fricción con otras disciplinas artísticas", comentan esta pareja de creadores que a lo largo de su carrera han colaborado con otros artistas como Sara Manente & Marcos Simões, o María Jerez. Para su estreno en Madrid, la pieza cuenta con la colaboración del coro local de la escuela de música El Molino de Santa Isabel (Madrid).