Josep Maria Romagosa y Josep Manuel Prats.
Imagen de Josep Maria Romagosa, presidente de la CCAPAC, y Josep Manuel Prats, presidente de la FAPEL. Col.legi de periostas

La Confederació Cristiana d'Assocacions de Pares i Mares d'Alumnes de Cataluya (CCAPAC) y la Federació d'Associacions de Pares i Mares d'escoles Lliures de Catalunya (FAPEL) reclaman una mejor financiación de todo el sistema respecto a las escuelas concertadas.

En Cataluña, la escuela concertada representa un 37%-38% del sistema educativo. Según los datos recogidos por el IDESCAT en 2015, la parte de financiación que aporta la administración ha reducido de 69 millones de euros de 2010 a 2015, pese a el aumento de alumnos. Por otro lado, la parte de la aportación privada (familias) ha aumentado de 114 millones de euros entre estas mismas fechas.

En total, la aportación pública ha disminuido un 5% y la privada ha incrementado un 15%. Josep Maria Romagosa, presidente de la CCAPAC, ha reclamado que "haya conciencia de este hecho y que se empiece a trabajar para reducir esta anomalía que juega en contra de la equidad".

"Lo que nos preocupa es la tendencia" ha asegurado Romagosa, antes de añadir que "la reducción de la aportación de la administración dificulta la equidad con la que todos estamos comprometidos". El objetivo no reside en reclamar que la Generalitat cubra esta parte financiera de manera inmediata, sino que se trata de activar la señal de alarma.

Josep Manuel Prats, presidente de FAPEL, ha declarado que "no estamos aquí para denunciar a nadie, estamos a favor de la verdad, de la igualdad y de la mejora del servicio educativo de Cataluña". En esta línea, sostiene que el módulo de concierto para gastos ha disminuido y que "la administración no ha tenido en cuenta el efecto de incremento de alumnado".

Finalmente, Romagosa ha subrayado, a modo de conclusión, que "sin la aportación de las familias, los centros educativos concertados no podrían sobrevivir".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.