Audiencia Provincial de Madrid
Imagen de una sala de juicios de la Audiencia Provincial de Madrid. EUROPA PRESS - Archivo

El pasado mes de enero, Gloria C.S. fue condenada a seis años de cárcel por matar a su expareja movida por el miedo que le producía su maltrato. Ahora, espera en prisión a que se resuelva su petición de indulto, al que es favorable tanto el Ministerio Fiscal como la Comunidad de Madrid, actual responsable de la tutela de su hijo.

La Audiencia de Madrid condenó en diciembre del año pasado a Gloria C.S., de 42 años y nacionalidad guineana, a seis años de prisión por un delito de homicidio, pues un jurado la consideró culpable de haber matado a su exnovio de una puñalada el 20 de septiembre de 2015 en Fuenlabrada cuando este acudió a intimidarla.

Según consideró probado el tribunal, cuando ese día su expareja acudió por segunda vez en la misma mañana al domicilio increpándola y amenazándola, ella cogió un cuchillo de cocina de 17 centímetros de hoja, salió de la vivienda y le apuñaló en el costado, acabando con su vida.

No obstante, la Sala apreció que en este delito concurría la circunstancia de un "miedo insuperable" motivado por una "larga situación de maltrato sostenido" durante los tres años previos a los hechos y el jurado se mostró favorable a que el tribunal pidiera su indulto por las mismas razones.

El Gobierno evaluará su indulto próximamente

El Consejo de Ministros decidirá en una de sus próximas sesiones sobre este indulto y se basará en los informes del fiscal, el letrado de la Comunidad de Madrid que ejerció la acusación particular en el juicio y el centro penitenciario donde se encuentra Gloria desde el homicidio, la prisión de Alcalá-Meco.

Según el escrito del fiscal, al que ha tenido acceso Efe, para evaluar el caso de Gloria hay que tener en cuenta "la relación de violencia continuada por parte de su pareja", así como todos los intentos de ella por conseguir su "independencia", acudiendo en varias ocasiones a pedir ayuda a los servicios sociales.

Esta trayectoria personal hizo que Gloria sufriera, según la Fiscalía, un "gran miedo" acompañado de una "percepción de indefensión", e incluso "desesperación", en el momento en que decidió acabar con la vida de su exnovio.

Además, no se han encontrado "rasgos de agresividad" en la condenada, que nunca ha tenido antecedentes penales, y ella muestra "una alta motivación al cambio", por lo que, a juicio del fiscal, existe una "expectativa concreta de reinserción social".

La evaluación del comportamiento de Gloria en la cárcel ha sido emitida por el propio centro penitenciario donde se encuentra, que ha reconocido en ella un "arrepentimiento eficaz del mal causado".

Su hijo, tutelado por la Comunidad de Madrid

Por otro lado, el letrado de la acusación particular, que representa los intereses del hijo de Gloria porque la Comunidad de Madrid posee su tutela, también se ha pronunciado a favor de una posible salida de prisión de la condenada, pues "no supone ningún perjuicio para este".

El menor, que vive con una familia de acogida, va a visitar a su madre una vez al mes y los encuentros son "beneficiosos para él" y "muy afectivos entre ambos", ya que Gloria siempre se muestra muy respetuosa con la familia que lo acoge, según recoge la jefa del Área de Protección del Menor, Esther Abad Guerra, en el informe.

A la espera de que el Consejo de Ministros decida sobre su indulto, Gloria se encuentra en la actualidad realizando los trámites oportunos para que la prisión de Alcalá-Meco le conceda los primeros permisos de salida, de seis días seguidos.

Si lo consigue, disfrutará de ellos con una institución de monjas cristianas que ya se ha ofrecido a acogerla en Madrid, pues Gloria perdió su domicilio, junto a su libertad, con la comisión del delito.