Según han informado fuentes judiciales, tras las diligencias practicadas, se ha confirmado que fue el varón, Emilio F.C., el que provocó la deflagración, "sin que hayan aparecido indicios de la participación de una tercera persona". Al haber fallecido el presunto autor de los hechos, se declara el sobreseimiento libre.

Este episodio de violencia machista tuvo lugar en la tarde noche del 20 de febrero de 2017, cuando se produjo un gran explosión en una vivienda unifamiliar del Camiño Pousadoura, en la parroquia redondelana de Chapela. La deflagración causó daños importantes en la estructura de la casa, y causó la muerte de quien provocó dicha explosión, un hombre de 47 años de edad, y de su expareja, que vivía en esa casa, María José M.G., de 50 años.

Los bomberos encontraron restos de bombonas de butano manipuladas y un bidón de gasolina, y todo indicaba que Emilio F.C. "tenía todo preparado" para provocar el fatal desenlace, según llegó a señalar en su día el delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva.

En el momento del suceso, solo la mujer y su expareja estaban en la vivienda. Ambos tenían en común un hijo menor de edad, que quedó al cargo de familiares.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.