ADAVAS, que ha ejercido la acusación particular, ha explicado que la sentencia recoge que la menor, que entonces tenía 14 años, se encontraba ese día en casa de su tío al cuidado de éste mientras su madre estaba de viaje.

El tío de la menor, que se aprovechó de su relación y confianza con ella, hizo que ésta consumiera una notable cantidad de alcohol y cuando la víctima se encontraba mareada y con su capacidad de reacción muy afectada, abusó sexualmente de ella varias veces a lo largo de la noche.

Al percatarse de lo ocurrido, la madre de la menor interpuso la correspondiente denuncia al día siguiente de que sucedieran los hechos. Además, en la vista oral que tuvo lugar en la Audiencia Provincial de León, el acusado ha reconocido los hechos.

La Audiencia condena al agresor a una pena de siete años, seis meses y un día de prisión por un delito continuado de abusos sexuales. Asimismo, le prohíbe acercarse o mantener cualquier tipo de comunicación con la víctima por un periodo de 15 años, así como que la indemnice con 50.000 euros.

También le aplica la atenuante muy cualificada de dilaciones indebidas (injustificado retraso notable, excepcional y desproporcionado en la tramitación de la presente causa, por parte de los juzgados). La sentencia es recurrible ante el Tribunal Supremo.

Consulta aquí más noticias de León.