Portada libro ilustrado Bowie biografía
Portada del libro ilustrado por María Hesse 'David Bowie. Una biografía', con texto de Fran Ruiz MARÍA HESSE (PENGUIN RANDOM HOUSE)

El 8 de enero de 1947 un alienígena llegaba a la Tierra. Criado bajo el nombre de David Robert Jones en Brixton (Londres), a los 15 años un puñetazo en una pelea le cambió el color del ojo izquierdo para siempre, aumentando su aspecto de extraño en el mundo.

El amor que sentía por el arte en todas sus facetas comenzó a forjar la figura de a quien hoy se recuerda como David Bowie, un personaje excéntrico, camaleónico, rodeado de misterio y que cambió la cultura del siglo xx a lo largo de sus más de 50 años de carrera.

Asombrados por su figura, María Hesse y Fran Ruiz plasman su vida en Bowie. Una biografía (Penguin Random House, hoy a la venta). Un libro ilustrado por Hesse -responsable del éxito de ventas de la biografía de Frida Kahlo- y novelado por Ruiz con licencias de ficción ya que, como ambos explican, Bowie "era consciente de que tenemos muchas versiones de la realidad".

La biografía repasa los inicios en la música del inglés, con la publicación del álbum Space Oddity (1969), cuya canción homónima le valió el éxito.

Hesse retrata la temática recurrente de Bowie en sus dibujos, como el desdoble de personalidad, materializado en el personaje andrógino de Ziggy Stardust en el disco Aladdin Sane (1973). Este alter ego le sirvió para jugar con la concepción social del género.

Una dualidad que habitaba en su interior, "una metáfora del trabajo a través de un alienígena que le elige para crear su evangelio" que lo estaba "machacando por dentro", tal y como explica la artista.

Ziggy escapó de Estados Unidos y de su adicción a la cocaína mudándose a Berlín, una experiencia que le inspiró para Heroes (1977). Creador incansable, su estilo camaleónico le abrió las puertas del cine con un papel en el filme Dentro del laberinto (1986).

El libro también recoge episodios más personales, como el suicidio de su hermanastro o su matrimonio con Iman. Sus autores han jugado «a intentar intuirle», ya que descifrar al Duque Blanco resulta imposible.

Con su muerte el 10 de enero de 2016, el alienígena volvía a su galaxia, anticipando su despedida en Blackstar. "Me transformo en polvo de estrellas una vez más" y se fundió con el universo.