Schwarzenegger, en San Sebastián
El actor Arnold Schwarzenegger saluda a sus admiradores a su llegada al Festival Internacional de Cine de San Sebastián. Juan Herrero / EFE

El actor Arnold Schwarzenegger continúa recuperándose tras sufrir una operación a corazón abierto, que en principio, iba a ser una intervención rutinaria para reemplazar su válvula aórtica. Ahora, el intérprete y exgobernador de California de 70 años está "de vuelta" y ya ha ofrecido sus primeras palabras de agradecimiento.

"Es verdad, ¡he vuelto!", escribía el actor en su cuenta de Twitter bromeando con la mítica frase de su personaje en Terminator. "Me fui a dormir esperando despertarme con una pequeña cicatriz y me desperté con una bastante grande, pero ¿sabéis qué? Me desperté, y eso es algo por lo que estar agradecido", añadía en el tuit en el que también agradecía a los "médicos y enfermeras" por su labor "y todos los mensajes de cariño" que ha recibido por parte de sus seguidores.

El pasado jueves 29 de marzo Schwarzenegger se sometió a una operación para reemplazar una válvula aórtica que le fue colocada, por primera vez, en 1997 para paliar un defecto congénito cardiaco. Pero lo que parecía una intervención rutinaria se complicó y se convirtió en una operación a corazón abierto. Pese a las dificultades, el actor continúa recuperándose con buen ánimo, incluso para hacer bromas sobre Terminator.

No es la primera vez que Schwarzenegger se somete a una operación de riesgo, y es que su historial médico cuenta con varios incidentes. En 2001, un accidente de moto le dejó con varias costillas rotas. Dos años después tuvo un reemplazo de cadera y en 2006, tras un accidente esquiando, sufrió una fractura de fémur.