Eurovisión
Eurovisión Kiss FM

Todo el mundo conoce la famosa sintonía de Eurovisión. Pero, ¿cuál es su origen? Se trata de un motete polifónico (composición de carácter religioso) de la última década del siglo XVII. El compositor es el francés Marc-Antoine Charpentier, que en esa época era director musical de la iglesia jesuita Saint-Louis, en París.

 

El tema conocido es la fanfarria de metales con la que comienza el preludio, pero no toda la obra cuenta con esa instrumentación, ya que también consta de un coro y 8 voces solistas. La obra completa es un himno de alabanza a Dios, en prosa rítmica.

Ese primer tema, que ha dado lugar a la sintonía del festival de Eurovisión, es el tema principal del rondó con el que comienza la obra. La estructura de rondó se caracteriza por la repetición de un tema intercalado con otros temas intermedios y diferentes entre sí.

Charpentier escribió seis verisones diferentes de la obra, aunque solo se conservan dos. La única vez que se pudo escuchar, en principio, fue durante la celebración de la victoria en la batalla de Steinkerque, en agosto de 1692.

Tras la muerte del compositor, sus sobrinos donaron la partitura de dicha obra a la Biblioteca Nacional de Francia, donde quedó olvidada durante más de 2 siglos.

En 1953, un sacerdote belga la encontró, y un año después, la UER la empezó a utilizar como sintonía de cualquier tipo de conexión entre las diferentes cadenas integrantes, aunque todo el mundo relaciona esta música únicamente con el festival.