El 39% de los navarros se va de vacaciones en Semana Santa, según indica una encuesta encargada por la Asociación de Consumidores de Navarra Irache. De ellos, el 58% tiene como destino otra comunidad autónoma, el 28% otra localidad navarra y el 14% el extranjero.

Respecto al año pasado, aumentan los que van a otra comunidad o a otra localidad navarra -2% y 7% respectivamente- mientras que disminuyen los que viajan a otro país -9 puntos menos-.

Los menores de treinta años son los que van al extranjero en mayor proporción -12%- mientras que los mayores de 65 años son los que en mayor porcentaje se quedan en casa durante estas fechas -70%-.

Por zonas de residencia, son los vecinos de localidades de menos de cinco mil habitantes los que menos viajan -el 64% se queda en casa- y los de Pamplona los que más -el 52% no se mueve-.

EL ALOJAMIENTO NO OFRECE LAS PRESTACIONES PROMETIDAS

Buena parte de las quejas que se reciben en Irache por vacaciones tienen que ver con los problemas con el alojamiento. Muchas personas muestran su malestar porque el hotel no ofrecía las prestaciones que se publicitaban o porque el apartamento no tenía las características prometidas, ha indicado la asociación.

En estos casos, ha añadido, "lo fundamental es que en la reserva o el contrato conste de la forma más detallada posible las características del alojamiento". Recomienda así guardar la documentación o publicidad que lo acredite.

En este sentido, Irache ha indicado que es mejor que en la reserva consten datos precisos del alojamiento (metros cuadrados, metros a la playa, número estancias...) que afirmaciones genéricas (piso espacioso, cercano a la playa...).

Según ha dicho, hay que tener en cuenta que las fotografías suelen seleccionarse para que el aspecto sea el más atractivo posible, por lo que pueden llevar a engaño. "También conviene tomar imágenes si el alojamiento no cumple con las características prometidas y comunicarlo cuanto antes para que quede constancia", ha apuntado.

COMPENSACIONES POR RETRASOS

Otras de las quejas más habituales son los retrasos en los vuelos, "un tiempo perdido que es aun más dañino en estancias de cuatro o cinco días, tal y como planifican muchos ciudadanos en estas fechas".Ante un retraso de un avión que sale de la Unión Europea, "la compañía aérea nos debe proporcionar comida y bebida suficiente, según la espera, dos llamadas telefónicas o correos electrónicos y el traslado y la pernoctación en un hotel siempre que haya que pasar noche".

Además, ha dicho Irache, si el retraso supera las tres horas, hay unas compensaciones que varían según la distancia del vuelo: si la distancia recorrida es menor a 1.500 kilómetros, 250 euros; si la distancia está entre 1.500 y 3.500 kilómetros, 400 euros; y si es mayor, la compensación deberá ser de 600 euros.

Relacionado con el transporte, Irache ha señalado que se dan bastantes incidencias con el equipaje, ya sea por daños, retrasos o pérdida. "Lo primero que hay que hacer es buscar en el aeropuerto de destino el puesto de la compañía aérea para rellenar el Parte de Irregularidad de Equipaje. Si la maleta presenta daños, tiene siete días desde que la recibió para enviar una reclamación formal; y si se trata de un retraso, veintiún días", ha comentado.

En España, donde rige el Convenio de Montreal, el límite máximo de responsabilidad de la compañía en cuestiones de equipaje es, actualmente, de 1.178 euros, ha expuesto, para añadir que si una vez en el destino no se recibe la maleta "hay que guardar los justificantes de todo lo que necesite comprar por no tener el equipaje; posteriormente, se pueden adjuntar estos tiques a la reclamación que se efectúe".

Según ha indicado, "si se han contratado las vacaciones a través de una agencia de viajes sepa que puede exigir que se cumplan todos los servicios ofrecidos en el paquete vacacional". El precio tampoco debe variar respecto al pactado. En ocasiones, se han recibido quejas por la cancelación o variación de algunas excursiones previstas en viajes organizados, ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Navarra.