Stormy Daniels
La actriz porno Stormy Daniels, en la alfombra roja de la 50 edición de los premios Grammy, en Los Ángeles (EE UU), en 2008. PAUL BUCK / EFE

Un tribunal de Los Ángeles (California) rechazó este jueves una petición de la actriz porno Stormy Daniels para forzar al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y a su abogado, Michael Cohen, a declarar bajo juramento ante la Justicia.

El magistrado James Otero indicó que la petición de Daniels de llevar a cabo un juicio rápido es prematura y recordó que hay otros asuntos que deben resolverse previamente para cumplir con todos los requisitos judiciales necesarios.

El objetivo de Michael Avenatti, abogado de Daniels, era que Trump reconociera la existencia de un supuesto pacto de confidencialidad relacionado con una relación sexual entre el gobernante y su clienta en 2016, cuando el mandatario estaba ya casado con Melania.

Cohen habló con CBS News Radio tras conocerse el fallo del juez y dijo que no estaba sorprendido "en absoluto". Además, pronosticó que el resto de decisiones que tomará el juez durante el proceso serán "favorables al señor Trump".

Avenatti, en cambio, publicó la decisión del juez en su perfil de Twitter y señaló que reformulará la petición para presentarla de nuevo.

La solicitud original al tribunal también pedía que declare Cohen, quien ha asegurado que hizo un pago de 130.000 dólares a Daniels de sus propios fondos y sin el conocimiento del presidente.

El precedente de Bill Clinton

Si Trump se viera obligado a testificar sobre su historial sexual bajo juramento, deberá tener en mente el precedente de Bill Clinton (presidente entre 1993 y 2001), quien fue sometido a un juicio político por haber mentido bajo juramento sobre sus relaciones con la becaria Monica Lewinsky en un proceso judicial, no relacionado, sobre acoso sexual.

El pasado domingo, la estrella porno explicó en una entrevista en el programa 60 Minutes, de la cadena estadounidense CBS, que un hombre se le acercó en un estacionamiento de Las Vegas en 2011 y le dijo que no hablara sobre su supuesta relación sexual con Trump en 2006 si no quería tener problemas.

"Deje a Trump solo. Olvídese de la historia", rememoró Daniels sobre las palabras del hombre. Según su testimonio, miró a la hija pequeña de la actriz, que estaba en el asiento trasero del vehículo y dijo: "Es una niña hermosa. Sería una pena que le ocurriera algo a su madre".

La actriz aseguró que el miedo a esa amenaza fue el motivo por el que, en la recta final de la campaña presidencial de 2016, aceptó firmar el acuerdo de confidencialidad sobre su romance con Trump por 130.000 dólares.