Autobús EMT
Autobús EMT EMT - Archivo

El volumen de negocio de 2017 fue de 44 millones, lo que significa que hubo 2,98 millones de euros más de ingresos por la venta de títulos. De hecho, un total de 95.494.811 personas confiaron en el sistema público de autobús para sus desplazamientos, lo que supone un incremento del 2,32 % respecto al año anterior. Desde 2015 se ha detectado un aumento de 7,5 millones de viajeros, un 8,02% más.

En términos generales se produce una subida de todos los títulos, especialmente de los nuevos dirigidos a la población de menor edad, como la EMT Joven. Este título, que permite viajar a los menores de 25 años por 25 euros al mes, pasa de 760.000 validaciones a las cerca de 2 millones que tuvo a lo largo de 2017 (un 38,9% más).

También el Bono Infantil, creado en 2016 para regular el acceso gratuito de los niños al transporte público, crece al pasar de los 484.000 viajes hasta más de 1 millón el año pasado, más del doble. Finalmente el billete sencillo ha crecido alrededor de un 10% pasando de 8,79 millones de validaciones a 9,66 millones en 2017.

El informe de Ernst & Young también destaca el control de los costes de explotación. A pesar de que hay un aumento de cerca de 3 millones en los gastos para la plantilla, la contención de los costes se ha logrado gracias a la estabilidad en el precio del carburante y a la buena gestión, por ejemplo, en lo referente a los gastos financieros, que se han reducido.

El concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, ha destacado que las cifras refuerzan el proyecto que se comenzó a finales de 2015: "Vamos por el buen camino y las cifras así lo demuestran". Además, ha aprovechado para volver a pedir una financiación por parte del Gobierno central: "València no puede ser menos que Barcelona o Madrid y por eso necesitamos que nos traten igual y que nos llegue el dinero para financiar el transporte público".

Estas cuentas son las primeras que se hacen con el nuevo criterio contable que aprobó el Consejo de Administración siguiendo las recomendaciones de la Sindicatura de Cuentas. Así, en la formulación de las cuentas de 2017 las subvenciones pasan a presentarse en la cuenta de pérdidas y las ganancias como ingreso, en lugar de hacerlo en el patrimonio neto como aportación para compensar pérdidas y déficit de explotación, como se venía haciendo hasta ahora.

Con este nuevo criterio, la cuenta de pérdidas y ganancias ofrece, por primera vez en mucho tiempo, un resultado positivo con beneficios que se destinarán a compensar las pérdidas de ejercicios anteriores, originadas en etapas anteriores.

Finalmente, el Consejo de Administración ha aprobado adjudicar el contrato de mantenimiento del Sistema de Ayuda a la Explotación (SAE) y el suministro de equipos a Indra por un importe total de 1,94 millones de euros para los dos años de contrato.

Consulta aquí más noticias de Valencia.