Turull, candidato de JxCat para la investidura.
Jordi Turull, candidato de JxCat para la investidura. EP

Jordi Turull i Negre nació en 1966 en Parets del Vallès (Barcelona), es Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), está casado y tiene dos hijas.

Turull ha estado vinculado toda su vida a Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) y con tan solo 16 años ingresó en las juventudes del partido que fundó Jordi Pujol. Se afilió a CDC en 1987, año en el que fue escogido regidor en el Ayuntamiento de Parets del Vallès (1987-2003) y diputado en la Diputación de Barcelona (1991-1996).

Ha sido un estrecho colaborador de uno de los pesos pesados de CDC: el exconseller Felip Puig , quien fue hombre de confianza de Jordi Pujol tanto en el Govern como en el partido, y también formó parte del llamado "pinyol" de Artur Mas (el núcleo de hombres de plena confianza de Mas entre los que también estaba Oriol Pujol Ferrusola). En resumen, Turull forma parte del llamado "gen convergente".

Su fidelidad al partido, primero a CDC y luego al PDeCAT, se ha visualizado en algunas fotos que luego le han ocasionado críticas, como cuando acompañó al juzgado a declarar a Oriol Pujol Ferrusola - por el caso ITV- y al extesorero Daniel Osàcar -en el Caso Palau-; los dos, después condenados.

Es diputado en el Parlament desde 2004; el año 2010 fue designado portavoz del grupo de Convergència i Unió al Parlament; y en el mes de marzo de 2013 fue nombrado presidente de grupo con Artur Mas. El 14 de julio del 2017, con la remodelación del Govern y la salida de los consellers "sospechosos" de no estar alineados con el proceso independentista, Carles Puigdemont lo nombró consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno catalán en sustitución de Neus Munté y allí empezó los meses más intensos de su carrera política.

Como portavoz del Govern, Jordi Turull fue el encargado de comparecer martes tras martes en la rueda de prensa tras las reuniones del Ejecutivo, siendo la voz de Puigdemont en el período más convulso en las relaciones entre la Generalitat y el Estado.

Entre sus apariciones más recordadas, tres días antes de declararse la independencia cuando, con una sonrisa, pronunció: "Hasta el martes que viene", pero el Ejecutivo no ha vuelto a reunirse desde entonces.

Según recoge el libro del periodista Oriol March 'Los entresijos del procés' (Catarata), el 26 de octubre fue uno de los consellers que presionó a Puigdemont para que no convocara elecciones -"No nos puedes hacer eso"- y siguiera con el plan independentista.

Jordi Turull es seguidor del RCD Espanyol, en su perfil del Parlament se destaca como miembro del Consell Assessor de la Fundació Catalana de l'Esplai; socio de Òmnium Cultural, y socio de la Associació Amics del Xiprer de Granollers, de Cáritas y de Intermon.

En libertad bajo fianza

Jordi Turull, candidato a la Presidencia de la Generalitat, se encuentra en libertad bajo fianza por decisión del juez del Supremo Pablo Llarena, después de que le asegurara que apostará por el diálogo y la negociación dentro del marco Constitucional y del marco legal.

Turull ingresó en prisión preventiva el 2 de noviembre de 2017 por orden de la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, ante quien prestó una breve declaración en la que negó haber promovido o alentado nunca la violencia y defendió el "pacifismo" del movimiento separatista. Tras pasar un mes y dos días en la cárcel madrileña de Estremera, donde compartió celda con su compañero en el Govern Josep Rull, Turull declaró ante el juez Llarena, quien decidió dejarlo en libertad bajo fianza de 100.000 euros.

Le mantiene, eso sí, como investigado por posibles delitos de rebelión y/o sedición, malversación y desobediencia y este viernes 23 de marzo le comunicará su procesamiento y decidirá, tras una vista, si le manda de nuevo a la cárcel.

En su declaración, el que fuera conseller de Presidencia y portavoz del Ejecutivo catalán en los meses previos al 1-O y a la posterior declaración unilateral de independencia, se comprometió con la Constitución. Según expuso, "el marco constitucional, el marco legal en toda su extensión puede permitir si hay voluntad política llegar a un acuerdo para dar salida a las ambiciones que hay en Cataluña". "Nosotros insistiremos y no pararemos de insistir en la negociación y el diálogo", agregó.

Fue más allá y, en ánimo de persuadir a Llarena de que no se iba a fugar, aseguró: "No tengo ninguna intención de ejercer el acta de diputado desde Bruselas, el acta de diputado, cuando haces de diputado, lo haces desde el Parlament de Cataluña".

Apenas participó en la campaña electoral de las elecciones del 21 de diciembre, pues él mismo reconoció que su situación procesal lo condicionaba. No obstante, el día después de salir de prisión, en una rueda de prensa que contó con una conexión en directo con Carles Puigdemont desde Bélgica, dijo que los candidatos se iban a dejar la piel para ganar las elecciones, restituir al expresidente, sacar de la cárcel a los presos y "derrotar" al 155.

No está bien visto por ERC ni por la CUP

Turull es el principal negociador con las otras fuerzas independentistas, pero su figura no está muy bien vista ni por ERC ni por la CUP. Las dos formaciones consideran que representa lo peor de la antigua Convergencia pujolista. Además, su nombre sale a la sentencia del caso Palau, cuando ocupaba el cargo de gerente del Ayuntamiento de Sant Cugat del Vallès.

La empresa Ferrovial obtuvo obra pública a este municipio y pagó el correspondiente 3% a CDC a través del Palau de la Música, tal y como queda acreditado en la sentencia. Aun así, Turull no fue ni citado a declarar como testigo. Turull también acompañó a Oriol Pujol al juzgados cuando este fue citado por el caso de las ITV.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.