En el juicio, que se ha retomado este miércoles en la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, la representante del Ministerio Público ha elevado a definitivas sus conclusiones respecto a los guardias civiles.

No obstante, ha introducido una modificación en cuanto a su petición de pena para Juan Carlos S.N., un vecino de Vilanova acusado de ser el supuesto enlace entre los agentes y los grupos delictivos que recibían la información. En este caso, la fiscal rebaja la petición inicial de siete años de condena para este procesado a cuatro años y medio.

En sus conclusiones, la Fiscalía considera probado que los dos agentes Javier L.P. y Diego F.C., filtraban información de investigaciones judiciales en curso y declaradas secretas.

CINCO INVESTIGACIONES AFECTADAS

Como consecuencia de la labor de estos "topos" se vieron afectadas cinco investigaciones. Uno de estos soplos frustró una operación que trataba de desmantelar una organización que tramaba el envío de unos mil kilos de cocaína a través de puertos españoles. Al igual que ocurrió con otra investigación sobre un narcotraficante arousano.

Durante el juicio algunos mandos de la Guardia Civil declararon que los acusados llegaron a difundir datos personales de los propios miembros del Equipo contra el Crimen Organizado (ECO) Galicia comprometiendo su seguridad.

En su escrito de acusación, la fiscal relata que en los ordenadores de los acusados se localizaron 500 archivos y 2.000 documentos con información de investigaciones del ECO Galicia.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.