Diego Movellán, diputado autonómico cámntabro del PP
Diego Movellán, diputado autonómico cámntabro del PP GPPOPULAR

El Congreso de los Diputados ha dado este martes luz verde, con la abstención del PP y el 'sí' del resto, a iniciar la reforma del Estatuto de Cantabria para eliminar los aforamientos.

La reforma del Estatuto de Cantabria para eliminar los aforados

políticos es la segunda que llega al Congreso detrás de la murciana y pretende que los miembros del Gobierno y del Parlamento de esa región sean juzgados por jueces ordinarios y no del Tribunal Superior.

La modificación estatutaria ha sido defendida este martes ante el Pleno del Congreso por tres representantes del Parlamento autonómico: Víctor Casal (PSOE), Pedro Hernando (PRC) y Francisco Rodríguez (PP), quienes han defendido el pacto y han pedido a los diputados que la apoyen.

El PP ha evitado apoyar en el Congreso la reforma pese a que había apoyado la iniciativa en el Parlamento regional y que también la refrendó cuando la propuso la Asamblea de Murcia.

En el momento de pronunciarse sobre la toma en consideración de la reforma estatutaria en el Pleno del Congreso, todos los grupos parlamentarios han votado a favor salvo el PP, que ha optado por la abstención.

En el debate de la iniciativa, el diputado autonómico cántabro Diego Movellán ya había reclamado un acuerdo nacional sobre los aforamientos para evitar desigualdades entre comunidades y entre diputados autonómicos. "El PP quiere para toda España lo que quiere para Cantabria", ha subrayado.

De esta forma, el Pleno del Congreso ha dado el primer paso para eliminar el aforamiento político de los diputados autonómicos de Cantabria que se recoge en la reforma estatutaria que el Parlamento de esa comunidad aprobó el pasado diciembre para acabar con lo que consideran un "privilegio".

CÉNTRENSE EN LA CUESTIÓN

Pero el debate estatutario ha suscitado otros al margen de esta cuestión porque los partidos han aprovechado para criticar al Ejecutivo de Miguel Ángel Revilla, al de Mariano Rajoy y al bipartidismo, incluso la imposibilidad de que Jordi Sánchez sea candidato a la Generalitat de Cataluña. La presidenta del Congreso, Ana Pastor, ha tenido que pedir a varios diputados que se centraran en el Estatuto.

El 'popular' Movellán ha contrapuesto el crecimiento económico que registra España mientras en Cantabria crece el paro y ha lanzado críticas a la figura de Revilla. "Con ese panorama, creen que la principal preocupación es si se mantienen los aforamientos?", ha preguntado al resto de diputados.

Por el PSOE, Ricardo Cortés ha pedido a su vez al PP que aproveche el debate de hoy y el consenso para "cambiar de rumbo" con Cantabria porque el Gobierno de Rajoy le debe 90 millones al Ejecutivo autonómico: 44 millones por las obras del Hospital Marqués de Valdecilla, a los que se suman la cofinanciación de la ley de dependencia y del desarrollo de la Lomce.

También ha aprovechado su tiempo Pedro Hernando (PRC) para reclamar la reforma de instituciones como el Senado, del sistema de financiación y medidas de democracia directa, así como lealtad entre instituciones para que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, reciba al de Cantabria. Ha pedido además financiación para el hospital Marqués de Valdecilla en los próximos Presupuestos del Estado.

Por parte de Unidos Podemos, Rosa Ana Alonso, ha dicho por su parte que los cántabros necesitan una reforma estatutaria profunda y que los blinde ante un Gobierno central "arrogante" y que "miente, discrimina y daña sistemáticamente" a la región. "Un Estatuto que impida cacicadas como la que perpetró De la Serna en Santander. No olvidamos a Amparo Pérez", ha dicho, recordando a la mujer que se resistió a ser expropiada de su casa por el Ayuntamiento de Santander para construir un vial.

Félix Álvarez, diputado de Ciudadanos, ha aplaudido que PP y PSOE se hayan sumado a esta reforma que plantea Cantabria pese a que "bloquean esta medida en el Congreso". Representa, ha recalcado, al "viejo bipartidismo".

También ha aplaudido que su comunidad sea protagonista por esta noticia y no por ser "por ejemplo" una de las dos comunidades que el año pasado aumentó el paro, la que más tiempo tarda en pagar a sus proveedores, por tener una deuda de 3.000 millones "o por haber perdido seis puntos en el ranking de comunidades por calidad de vida", ha dicho en alusión crítica al Ejecutivo de Revilla.

EL PDECAT RECELA DEL PODER JUDICIAL

También la cuestión catalana ha figurado en este debate estatutario. Jordi Xuclá (PdCat) les ha dicho a los tres diputados cántabros que han defendido la reforma que los aforamientos no son un privilegio y ha advertido contra la posibilidad de que otros poderes, especialmente el judicial, puedan "alterar" la composición de un parlamento.

Ha traído a colación el caso de su compañero de filas Francesc Homs, al que el Congreso le retiró el aforamiento y fue juzgado por el Supremo (condenado después a inhabilitación por desobediencia grave en la consulta independentista del 9-N) y el de Jordi Sánchez, a quien ese mismo tribunal no permite acudir al Parlament para someterse a una sesión de investidura por estar en prisión preventiva por el 1-O.

Xuclá ha aclarado que su partido respetará en cualquier caso la voluntad del Parlamento de Cantabria. "Ya nos gustaría que siempre la voluntad de los parlamentos fuera respetada, dicho sea de paso", ha agregado.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.