En uno de los robos logró apoderarse de casi 200 euros, procedentes de la recaudación de la máquina registradora; sin embargo, el otro no llegó a consumarlo, ya que tras romper el cristal se accionaron las medidas de seguridad pasivas del establecimiento.

Según han informado fuentes de la Guardia Civil, el intento de robo se produjo la madrugada del pasado 26 de febrero en un bar de Cartes, y esa misma noche otro establecimiento de la localidad sufrió un ataque similar con una tapa de alcantarilla, y la posterior sustracción del

dinero.

Los agentes sospecharon de que en los dos casos se trataba del mismo autor, al coincidir la forma de actuar, la localidad y el corto espacio de tiempo trasncurrido entre los dos robos. Además, se averiguó la posible relación de un vehículo con ambos hechos.

Siguiendo este indicio, los agentes identificaron a la persona que había utilizado esa noche el vehículo, lo que, junto con otras pruebas, permitieron detener la semana pasada al acusado como presunto autor de los robos.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.