En un comunicado, el Gobierno Vasco y Euskal Trenbide Sarea (ETS) han mostrado su "más enérgica repulsa" ante estos hechos y han reiterado el compromiso con la ejecución de este proyecto, al tiempo que han recordado que la obra cumple "todas las garantías y requerimientos legales y administrativos".

Según han denunciado, desconocidos han abordado la zona de obra con sierras y han destrozado los perfiles metálicos del cerramiento perimetral de la obra.

Concretamente, han serrado 30 postes, derribando las chapas metálicas que delimitaban la parcela de obra. Además, han quitado los tornillos que sujetaban las piezas de acero galvanizado. Desde que comenzaron los trabajos, han sido "numerosos" los intentos de sabotaje.

Desde Euskal Trenbide Sarea (ETS), gestor ferroviario vasco, han señalado que, en una primera valoración, los desperfectos del ataque de hoy ascienden a más de 40.000 euros. "Se trata por lo tanto de importantes desperfectos, realizados de forma planificada y los hechos han sido denunciados ante la Ertzaintza", ha añadido.

Por último, el Gobierno Vasco ha denunciado que estos ataques violentos a las obras de nuevas infraestructuras "responden a esquemas del pasado" y ha lamentado que en pleno siglo XXI "personas contrarias al proyecto manifiesten su desacuerdo mediante ataques físicos a una obra pública que está al servicio de la sociedad".

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.