Accidente múltiple en torremolinos
Accidente múltiple en torremolinos EUROPA PRESS/ CEDIDA - Archivo

Así consta en el escrito elaborado por los letrados Manuel Temboury, Mario Rodríguez Prieto, Inmaculada Muriana Jiménez y Bettina Ortega, personados como acusación particular en representación de las familias de algunas de las víctimas del siniestro, en el que fallecieron un hombre y una mujer de Bahrein y otra mujer de Kuwait, con vínculos familiares; mientras resultaron heridas nueve personas.

En las conclusiones provisionales tanto de esta acusación como de la Fiscalía malagueña, se señala que el guardia civil "había ingerido previamente bebidas alcohólicas mezcladas con el consumo de cocaína" y otra sustancia, "lo que afectó a sus facultades psicofísicas para la conducción y el control del vehículo", actuando "sin la cautela más elemental".

Asimismo, en dichos escritos, a los que ha tenido acceso Europa Press, se indica que transitaba a una velocidad "superior a la permitida", ya que supuestamente iba a 149 kilómetros por hora, siendo la específica de 100 kilómetros por hora; y que en un momento determinado, perdió el control del coche e invadió el otro carril, produciendo el accidente.

Respecto a la pena de prisión, la acusación que representa a estas familias pide un año más de cárcel que el fiscal, que inicialmente solicita cuatro años para el agente, aunque ambas partes le acusan de los mismos delitos. Así, los letrados explican en el escrito que los hechos "denotan gravedad y manifiesto desprecio hacia la vida e integridad de los demás usuarios de la vía".

En este sentido, los abogados señalan que, además de la gravedad del resultado, con tres fallecidos y nueve heridos, "el mayor desvalor de acción de los hechos parten de la condición de agente de la Guardia Civil del investigado, que como tal asumía y aceptaba el probable resultado lesivo que la conducción del vehículo en tales circunstancias podía ocasionar".

Además, apuntan que una vez producida la colisión el acusado "tuvo que ser frenado, pues salió huyendo del lugar, en vez de llamar a emergencias o tomar medidas respecto a las víctimas". Así, para pedir cinco años de prisión se acogen al artículo del Código Penal que se refiere al que "con manifiesto desprecio por la vida de los demás" realice una conducción temeraria.

Desde esta acusación han lamentado que a hechos como éstos, "con las graves consecuencias que generan de familias destrozadas", no se les pueda dar "una respuesta más contundente en cuanto a la pena" por el concurso de las mismas que actualmente en asuntos de tráfico recoge el Código Penal.

Además, se insta a la privación del carné de conducir durante diez años. En cuanto a las indemnizaciones, la acusación particular se adhiere a lo solicitado por el ministerio público de que se abone a los familiares la cifra global de unos 1,5 millones de euros por varios conceptos de perjuicios, considerando que es responsable civil directa la aseguradora del vehículo conducido por el acusado.

Desde esta parte han indicado que no se ha efectuado por parte de la compañía ningún pago a disposición de los perjudicados, señalando que "los gastos médicos iniciales de hospitalización, viajes y repatriación fueron abonados íntegramente por la Embajada de Barheim y los gastos de tratamiento médico lo están abonando directamente las familias".

Consulta aquí más noticias de Málaga.