Cruz Roja prestando atención a una persona mayor
Cruz Roja prestando atención a una persona mayor CRUZ ROJA

Así lo ha indicado Cruz Roja en una nota en la que ha detallado que este dato, que en 2016 subió ya hasta los 3.780, no es sino el reflejo de uno de los grandes objetivos actuales de la entidad: aumentar exponencialmente el porcentaje de población mayor de 65 años que participa de alguna de sus iniciativas, como la ayuda a domicilio complementaria, la teleasistencia, la atención a personas con funciones cognitivas deterioradas, el apoyo a personas cuidadoras o la red social para personas mayores 'Enrédate', entre otros.

Un abanico de programas con el que la organización trata de cubrir las principales demandas de los mayores, desde la compañía y el afecto -fundamental para aquellas personas que viven solas- hasta ayuda en situaciones de emergencia, actividades de ocio o respaldo tanto para realizar trámites como para promover un óptimo estado de salud física y mental entre la tercera edad.

Los recursos -que cuentan con financiación del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales- son muy variados, pero todos van en la línea de facilitar a la ciudadanía una vida digna y autónoma en su entorno habitual.

"Estas cifras vienen a constatar el intenso trabajo que desde el Programa de Mayores se ha hecho en estos últimos años para conseguir ampliar nuestro radio de acción con este colectivo, cada vez más numeroso", ha explicado la presidenta provincial de Cruz Roja, Cándida Ruiz.

En este sentido, Ruiz ha añadido que "más allá de la atención, de la compañía y la cercanía del voluntariado, nuestro empeño pasa también por reconocer y hacer visible la importancia que las personas mayores tienen en la sociedad".

Entre los servicios más demandados por la ciudadanía se encuentran los relacionados con la teleasistencia: ya sea la domiciliaria, que no solo incluye la atención inmediata ante cualquier urgencia, sino que también presta servicios tales como la agenda, la visita al domicilio por parte de voluntariado de la organización, y el seguimiento permanente de cada caso.

Por su parte, la asistencia móvil permite la localización geográfica del usuario mediante GPS y la atención inmediata fuera del domicilio las 24 horas los 365 días del año; y el servicio de localización para personas mayores con deterioro cognitivo leve, que facilita la ubicación geográfica del usuario mediante GPS y evita así los riesgos derivados de una eventual desorientación.

Aunque donde se concentra el sustancial crecimiento de estos dos últimos años es en los talleres grupales desarrollados fundamentalmente en el ámbito rural.

Durante dichas sesiones, además de consejos sobre hábitos de vida saludables y abordar temáticas como las nuevas tecnologías, la seguridad en el domicilio o la estimulación cognitiva, el voluntariado de Cruz Roja realiza con los mayores toma de biomedidas, para anticipar posibles crisis de hipertensión, saber lo que caminan y si deberían hacerlo más y controlar su peso.

Otro proyecto con muchos usuarios es la ayuda a domicilio complementaria, a través de la cual la organización acompaña a personas mayores tanto en sus domicilios como fuera de casa, evitando con ello que sufran los rigores de la soledad, el aislamiento social y previniendo el riesgo de padecer situaciones de dependencia.

Dado que son muchas las personas con mayores dependientes a su cargo, la entidad tiene en marcha además un servicio de atención a personas cuidadoras, que permite proporcionar unas horas de descanso al cuidador y mejorar, por ende, su calidad de vida.

Con este grupo de población, Cruz Roja apuesta por una metodología de proximidad y carácter cercano a la persona, ofreciéndole una respuesta integral desde las doce asambleas locales que la entidad tiene en la provincia, y merced a la labor de su extensa red de voluntariado.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.