Príncipe Enrique y Meghan Markle
El príncipe Enrique y Meghan Markle por las calles de Londres, en una imagen reciente. GTRES

El príncipe Enrique de Inglaterra y Meghan Markle ya pueden casarse. Ella ya está bautizada y confirmada como Dios manda, como manda el Dios de la iglesia anglicana. La actriz estadounidense ha sido bautizada en secreto, aunque el palacio de Kensington, del príncipe Enrique, no quiso confirmar ni desmentir la noticia.

Del acto se encargó la máxima autoridad religiosa de la Iglesia de Inglaterra. Según cuenta el Daily Mail, el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, ofició la ceremonia en la Capilla Real de Londres el martes pasado en presencia del príncipe Carlos, heredero al trono de Isabel II.

Markle fue bautizada con agua del río Jordán, donde fue bautizado Jesús; agua obtenida de la fuente privada de la familia real. La actriz, de 36 años, eligió ser bautizada y confirmada por la Iglesia anglicana por respeto a Isabel II. Según la norma, desde que Enrique VII decidió romper con el Vaticano, los monarcas ingleses son los gobernadores supremos de la iglesia anglicana.

El padre de Meghan es episcopaliano (rama estadounidense del anglicanismo) y su madre de otra confesión protestante, pero ella estudió en una escuela católica. Éste será el segundo matrimonio para Markle, que estuvo casada entre 2011 y 2013 con el productor de cine Trevor Engleson.

El príncipe Enrique y Meghan Markle contraerán matrimonio el 19 de mayo en la Capilla de San Jorge del castillo real de Windsor. Al enlace están invitadas 2.640 personas, de las cuales 1.200 serán ciudadanos de a pie de "todos los rincones" del Reino Unido.

Estas personas "vendrán de todo tipo de procedencias y edades, incluyendo jóvenes que hayan mostrado un fuerte liderazgo y aquellos que hayan servido en sus comunidades", dice el Palacio de Kensington. Otros 200 invitados provendrán de distintas organizaciones benéficas a las que el hijo menor de la fallecida Diana de Gales, de 33 años, y su prometida, de 36, estén "ligados" y aquellas de las que el primero sea patrón.

Un centenar de los presentes en la esperada boda real serán estudiantes de escuelas locales. Completarán la abultada lista de invitados 610 miembros de la comunidad del castillo de Windsor, a las afueras de Londres, y 530 de distintas casas reales.