Cientos de persona se manifiestan en defensa de los jugadores de la Arandina
Lucho, Viti y Calvo están acusados de agredir sexualmente a una menor de 15 años. ATLAS

La Audiencia Provincial de Burgos ha decidido este martes la puesta en libertad bajo fianza a dos de los tres exjugadores de la Arandina Club de Fútbol investigados como supuestos autores de un delito de abuso sexual cometido contra una menor. Uno de ellos ya ha salido de la prisión provincial de Valladolid y se encuentra en su domicilio, han confirmado a Efe fuentes jurídicas.

Raúl Calvo, de 19 años, ha salido la tarde de este mismo martes de la prisión, después de que la Audiencia Provincial de Burgos decidiera su puesta en libertad y la de otro exjugador del mismo equipo, investigado por los mismos hechos, Víctor Rodríguez Viti, de 22 años, quien permanece a la espera de depositar la fianza exigida judicialmente para abandonar la cárcel de Burgos donde se encuentra.

El letrado de Raúl Calvo ha precisado que ha salido esta tarde de la prisión y ya se encuentra en su domicilio de Benavente (Zamora), mientras el abogado de Rodríguez ha manifestado que su defendido saldrá de la cárcel previsiblemente este miércoles.

Recurso de apelación

La Sección 1 de la Audiencia ha estimado el recurso de apelación interpuesto por las representaciones procesales de Raúl Calvo y Víctor Rodríguez Viti, a los que se adhirió en parte la Fiscalía, contra el auto del 12 de febrero que mantenía a ambos en prisión comunicada y sin fianza, y ha acordado su puesta en libertad provisional bajo fianza de 6.000 euros.

Aunque el texto judicial, al que ha tenido acceso Efe, no se pronuncia sobre el tercer exjugador de la Arandina investigado, Carlos Cuadrado Lucho, ya que la Audiencia aún no ha recibido su recurso, si explica que la juez instructora puede modificar su situación personal, atendiendo a los argumentos empleados con los otros dos investigados.

Como medidas cautelares, además del pago de 6.000 euros de fianza por cada uno de los investigados, el auto les prohíbe aproximarse a la víctima, a su domicilio o a cualquier lugar en que se encuentre, a una distancia inferior a mil metros, así como la comunicación con la misma por cualquier medio escrito, verbal, visual, informático o telemático.

El auto establece además la obligación a los jugadores de presentarse los días 1 y 15 de cada mes ante el juzgado o dependencias de las Fuerzas de Seguridad del Estado o la obligación de comunicar al Juzgado arandino cualquier cambio de domicilio, les prohíbe la salida de España y se les exige la entrega del pasaporte.

En la argumentación de esta decisión, entre otras cuestiones, el tribunal entiende que han variado las circunstancias que se tuvieron en cuenta para acordar la prisión provisional de los investigados el pasado 13 de diciembre de 2017.

También descarta que haya riesgo de fuga porque se ha acreditado el arraigo de los investigados en España, entre otros argumentos