'Dicho y hecho' La 1 RTVE comedia programa televisión
Fotograma del avance de 'Dicho y hecho', el nuevo programa de La 1 para las noches de los viernes presentado por Anabel Alonso RTVE

Seis actores "al servicio de la comedia", siete pruebas "surrealistas", una implacable "jefa" que deberá evaluarlos y un "lacayo" que les ayudará a cumplirlas son los mimbres de Dicho y hecho, la apuesta por el entretenimiento familiar que La 1 estrena el 9 de marzo en horario estelar nocturno.

Pablo Carbonell es el veterano; David Fernández, el rarito; Secun de la Rosa, el perspicaz; Elena Furiase, la niña bonita; Goizalde Núñez, la listilla; y Leonor Lavado la novata, y todos ellos dejan volar al niño que llevan dentro para superar con humor pruebas como derretir un bloque de hilo lo más rápido posible, pintar un cuadro de un caballo mientras montan a caballo e hinchar el globo más grande con los ojos vendados.

RTVE apuesta también por una pareja que desató muchas carcajadas en MasterChef: Anabel Alonso, que será la jefa, y José Corbacho como el ayudante, ha reconocido este lunes su directora de Entretenimiento, Toñi Prieto, en la presentación del programa. Además, recibirán a invitados como Pepe Viyuela, Santiago Segura, Mario Vaquerizo, Bibiana Fernández y Salva Reina.

En cada entrega (este lunes se terminará de grabar la quinta y por ahora no hay límite), los seis actores se enfrentarán a cuatro retos en Villa-mandona y losresultados se compartirán con público en directo en un teatro de Madrid, donde se someterán a otras tres pruebas.

Adaptación de Alex Horne

El director de Contenidos de Secuoya, Eduardo Escorial, ha explicado que se trata de una adaptación del formato taskmaster, creado por el cómico Alex Horne para el teatro y llevado a la televisión en 2015 en el Reino Unido, donde se han emitido cinco temporadas y "acaban de renovarse otras cuatro de una tacada".

También hay versiones en Suecia, Dinamarca y Bélgica, y Comedy Central está "a punto" de entrenar la suya en Estados Unidos, ha destacado Escorial para resaltar el éxito internacional de un programa que los seis concursantes afrontan "sin miedo al ridículo" y por un premio final que no han querido revelar sus responsables.

Corbacho ha asegurado que todos se han volcado para intentar que los espectadores "pasen un buen rato la noche de los viernes", y Alonso cree que lo conseguirán, ya que los concursantes no dudan "en tirarse de boca al barro y jugar".

Regresión a la infancia

Para los actores, Dicho y hecho ha supuesto una "regresión a la infancia", ha admitido Carbonell, algo en lo que coinciden Goizalde Núñez -"es mantener al niño que llevamos dentro"- y la imitadora Leonor Lavado: "Todo lo que mi madre no me ha dejado hacer de chica lo he hecho ahora doblado. Es como volver a la guardería, nos volvemos niños".

También David Fernández ha reconocido sentirse como en un chiquipark: "Es el mejor programa para seguir siendo niños de mayores".

Ante las mismas pruebas, cada uno de ellos intentará resolverlas a su manera, desde su propia personalidad, lo que se traduce en "humor para todos los gustos", ha manifestado Anabel Alonso, algo que "con los tiempos que corren hace mucha falta", apostillaba Elena Furiase.