La intervención estuvo precedida de una llamada al teléfono de referencia para emergencias policiales del 091 en la que se informaba de un posible atraco en un bar del polígono residencial.

Cuando los agentes llegaron al lugar fueron informados de que uno de los clientes había mantenido una acalorada discusión con los regentes del establecimiento, negándose a pagar sus consumiciones, tratando igualmente de abrir la caja registradora, sustrayendo finalmente un teléfono móvil que se encontraba junto a aquella, ha informado la Delegación en nota de prensa.

El presunto autor de los hechos fue detenido en el exterior del establecimiento llegando a enfrentarse con los agentes contra quienes profirió insultos y amenazas.

Consulta aquí más noticias de Toledo.