La cantante Shakira ya ha pagado a Hacienda más de 20 millones de euros, una parte del dinero que se le reclama por no haber pagado sus impuestos en España.

Según Hacienda, la intérprete habría pasado más tiempo en el territorio nacional que fuera y por ello debería rendir cuentas en nuestro país. Aunque la cantante colombiana insiste en que durante 2011 mantuvo su residencia fiscal en el extranjero, Hacienda mantiene lo contrario.

La Fiscalía de Barcelona tiene abiertas desde diciembre de 2017 diligencias de investigación a la cantante por un presunto delito fiscal entre 2011 y 2014.

La acusación se centra en la residencia fiscal de Shakira, ya que entre 2011 y 2014 se mantuvo como residente fiscal fuera de España hasta que en 2015 estableció su residencia en España a todos los efectos.

Hacienda defiende que durante estos años la intérprete debería haber declarado como residente en España y tributado al fisco español, por lo que considera que sería un delito agravado por el importe defraudado y gravado con dos años de condena, pese a que en el caso del año 2011 ya habría prescrito.

Como respuesta, la intérprete ha abonado 20 millones de euros para comenzar a saldar la deuda que mantiene con el fisco.