Vladimir Putin
Imagen reciente del presidente de Rusia, Vladimir Putin. EFE

Una pausa humanitaria en Guta Oriental, principal feudo opositor a las afueras de Damasco, comenzará este martes y se prolongará cinco horas cada día, anunció este lunes el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú.

"Anteayer se adoptó la resolución 2401 del Consejo de Seguridad de la ONU. Por orden del presidente ruso, Vladímir Putin, y con el objetivo de evitar víctimas entre la población civil de Guta Oriental, desde el 27 de febrero, es decir, mañana, entre las 09.00 y las 14.00 horas se introducirá una pausa humanitaria", declaró Shoigú.

El ministro adelantó, además, que "para la salida de civiles se abrirá un corredor humanitario" cuyas coordenadas serán anunciadas "en breve".

A su vez, recordó que Guta Oriental "no es el único foco de tensión para civiles y refugiados" y aludió al campamento de Al Rukban, junto a la frontera con Jordania, una zona "que está controlada por Estados Unidos". Por ello, propuso también declarar una pausa humanitaria y abrir corredores en esa zona para que "los civiles puedan regresar a sus casas".

Shoigú abogó por la urgente creación de una comisión humanitaria bajo los auspicios de la ONU para valorar la situación humanitaria en Al Raqa, donde no hay acceso ni a organizaciones internacionales ni a la prensa.

Según los datos en poder de Rusia, la situación epidemiológica es "gravísima", ya que aún hay muchos cadáveres entre los escombros de los edificios derruidos.

Rusia, que ha sido acusada junto al régimen de Bachar al Asad de la muerte de varios cientos de civiles en los bombardeos de las últimas dos semanas contra Guta Oriental, ha apoyado con condiciones la tregua de 30 días aprobada por el Consejo de Seguridad de la ONU.

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, reiteró este lunes que la resolución de la ONU no puede incluir a los "terroristas" y no debe ser un obstáculo para las acciones militares de Damasco contra los yihadistas.