Agustina García Élez
Agustina García Élez EUROPA PRESS/JCCM

"Es necesario decir claro y alto que la Confederación Hidrográfica del Tajo llega tarde a poner una alarma en una situación en materia de agua que no es nueva, que lo venimos diciendo desde hace muchos años, que los pantanos se estaban secando, y que seguían mirando para el mismo sitio. Que iba a tener consecuencias para Castilla-La Mancha y ahora lo estamos comprobando", ha defendido la consejera.

Y es que, según ha informado en nota de prensa el Gobierno regional, ha indicado que las restricciones que ya ha anunciado la CHT en materia de agua "van a suponer un problema para la gente, los regantes y los municipios de la región". "Y por supuesto desde el Gobierno de Castilla-La Mancha vamos a seguir defendiendo que el agua se quede en nuestra región".

"En la situación actual tenemos un serio problema, pues ya se ha ido el agua por una tubería y en los pantanos tenemos menos capacidad y volumen del agua que se ha ido por ella. No vamos a permitir en Castilla-La Mancha que nuestro crecimiento y desarrollo sea siempre a costa del desarrollo y crecimiento de otra zona. Por tanto, antes de decirle a los regantes de nuestra región que tienen que dejar de regar, lo que tienen que hacer es poner encima de la mesa otras medidas como contraprestación para paliar esta situación como ya se ha hecho en otras zonas del país", porque como ha manifestado "ni ellos ni ningún ciudadano de Castilla-La Mancha tienen que soportar una falta de agua, cuando se la han estado llevando a otras comunidades".

García Élez ha recordado haber pedido a la CHT establecer los planes de sequía por subcuencas, pues no es lo mismo el problema del Tajo de los pantanos de cabecera, que en el Alto Tajo, indicando que la parte más afectada es la zona del Alberche y del Tajuña.

MEJORA DEL ABASTECIMIENTO EN CAMPILLO DE ALTOBUEY

La responsable de la Consejería de Fomento ha realizado estas declaraciones en su visita al municipio conquense de Campillo de Altobuey donde ha visitado las mejoras llevadas a cabo en la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP), junto al alcalde Francisco López, y el director gerente de la Agencia del Agua, Antonio Luengo.

Desde la Agencia del Agua se han invertido unos 90.000 euros en dos fases, una primera fase ya terminada, y una segunda, que va a consistir en la impermeabilización del depósito y una estructura para depositar la sal y actuar en la obra que se ha hecho, con la garantía de que el agua que beban en Campillo sea de calidad "como se merecen los vecinos de la localidad y de Castilla-La Mancha", ha defendido.

En este sentido, se ha instalado un equipo de filtración y desmineralización para solucionar el problema de alto contenido de nitratos en la composición del agua de la localidad, y una segunda fase, que se verá concluida en un mes y medio.

Consulta aquí más noticias de Cuenca.