La tensión que se vivió en la zona de Via Laietana y en las calles próximas al Palau de la Música, en el centro de Barcelona, con concentraciones en contra de la visita del rey con motivo del Mobile World Congress (MWC), se saldó con un detenido y 19 heridos leves a raíz de la actuación de los Mossos d'Esquadra, según los últimos datos.

Los Mossos bloquearon con furgonetas los principales accesos al Palau de la Música, donde Felipe VI estuvo en la cena de bienvenida al congreso, para frenar a los manifestantes, lo que generó empujones y algunos rifirrafes.

Una persona fue detenida presuntamente por agredir a agentes de la Policía catalana. Fuentes de los Mossos informaron de que al arrestado se le acusa de atentado contra la autoridad al haber agredido a un número no determinado de agentes, que no resultaron heridos.

Sí tuvieron que ser atendidas por el Sistema de Emergencias Médicas de Cataluña (SEM) 19 personas en la zona de Via Laietana, cortada todavía al tráfico, pero todas ellas con pronóstico leve.

Algunas de estas personas resultaron heridas al caer cuando los agentes recompusieron las vallas que impedían el paso a la calle Comtal, en unas breves cargas para que los manifestantes no accediesen a las cercanías del Palau de la Música.

Críticas de dirigentes independentistas

Tras las críticas de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y de los dirigentes independentistas, varios centenares de personas se manifiestaron convocadas por las entidades soberanistas y los denominados "comités de defensa de la república" en contra de la presencia del rey por su papel tras el referéndum ilegal del 1-O.

El bloqueo de los accesos se realizó desde plaza de Urquinaona con Via Laietana y las calles que partían de ésta hacia el Palau de la Música, situado en el barrio de la Rivera.

Poco antes de las 18.00 horas, un grupo de unas cuarenta personas ya se encontraba en la confluencia de las calles Via Laietana con Sant Pere Més Alt y fueron desalojadas por los Mossos d'Esquadra.

Las escenas más tensas se registraron en la calle Comtal, donde aparecieron manifestantes que portaban banderas catalanas y españolas y gritaban "Puigdemont a la prisión", lo que provocó empujones con los manifestantes independentistas y la caída de algunas valles del perímetro de contención, lo que obligó a los agentes a intervenir para mantener el perímetro y ayudar a la salida de niños y personas mayores de la zona.

En la cercana plaza Urquinaona se concentraron varios centenares de personas que expresaron su rechazo a la visita real con pitos, cazuelas, llaves y otro tipo de objetos sonoros.

En la parte baja de la Via Laietana, los Mossos también cerraron los accesos hacia el Palau de la Música, para impedir el paso a los convocados en una protesta similar en la avenida de la Catedral.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.