Los efectos carecían de las etiquetas perceptivas de las firmas y los propietarios de los tres establecimientos no disponían de facturas o albaranes de compra que acreditaran su procedencia y precio de adquisición.

La investigación arrancó cuando la Policía Judicial tuvo conocimiento de la existencia de varios comercios de Benidorm que vendían gran cantidad de productos falsificados. Se trataba de tres tiendas que exponían al público accesorios como bolsos, carteras, monederos, gorras, relojes, auriculares o cascos de sonido.

Los agentes se personaron en los establecimientos durante la mañana del pasado miércoles 14 de febrero para practicar las inspecciones. La mayoría de los objetos presentaban baja calidad, tanto en los materiales como en el tejido y cosido utilizado en los logotipos de las marcas. Además, ninguno portaba las etiquetas perceptivas de las firmas y carecían de los símbolos de productos registrados y de factura de compra.

"INFINIDAD" DE CHAPAS Y HOLOGRAMAS FALSOS

En el almacén de esos comercios, los policías encontraron gran cantidad de bolsas con "infinidad" de chapas y hologramas falsificados de primeras firmas, así como multitud de bolsos y carteras sin marca. Los sospechosos pegaban estos hologramas a los artículos para hacerlos pasar como productos de firma y aumentar así las ventas.

Los titulares de los tres establecimientos carecían de facturas o albaranes de compra que acreditasen su procedencia y precio de adquisición, al igual que de los documentos acreditativos de los productos.

En los registros, los agentes intervinieron un total de 2.104 efectos falsificados. Los tres propietarios de los comercios, de nacionalidad china, fueron arrestados por un delito contra la propiedad industrial.

La operación fue llevada a cabo por efectivos de la Brigada de Policía Judicial, con la colaboración de la Unidad de Prevención y Reacción de la Comisaría de la Policía Nacional de Benidorm.

Consulta aquí más noticias de Alicante.