Freidman
David Friedman, tomando posesión como embajador de Estados Unidos en Israel ante el vicepresidente Mike Pence, el pasado 29 de marzo de 2017 en Washington. whitehouse.gov

El Departamento de Estado de Estados Unidos confirmó este viernes que planea inaugurar su nueva embajada en Jerusalén en mayo próximo, coincidiendo con la celebración del 70 aniversario de la declaración de independencia del Estado de Israel.

"Estamos planeando abrir la nueva embajada de Estados Unidos en Jerusalén el próximo mes de mayo. La apertura coincidirá con el 70 aniversario de Israel", confirmaron fuentes del Departamento de Estado.

En un principio, la misión diplomática estará compuesta por el embajador estadounidense en Israel, David Friedman, y un pequeño equipo", según las fuentes.

La sede de la nueva delegación estará en el mismo edificio donde en estos momentos se encuentra la oficina de operaciones del consulado estadounidense, que se encuentra en el barrio de Arnona, que ya fue elegido por Washington hace treinta años como posible sede diplomática en esa ciudad.

El anuncio supone una notable reducción en los plazos de este controvertido proyecto puesto en marcha por el presidente Donald Trump el pasado mes de diciembre, cuando reconoció a Jerusalén como capital de Israel y ordenó el traslado de la embajada desde Tel Aviv.

En su momento, la Casa Blanca aseguró que el traslado podría producirse en un plazo de, al menos, tres o cuatro años.

En un viaje a Israel a finales de enero, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, aseguró ante en la Knéset (Parlamento israelí) que el traslado de la embajada a Jerusalén se haría antes de a finales de 2019.

Sin embargo, todo hace indicar que Trump ha preferido acelerar el proceso con el propósito de que la inauguración de la nueva embajada coincida con la celebración del nacimiento de Israel, el 14 de mayo, una fecha de celebración para los judíos, pero que representa una grave afrenta para los palestinos.

De hecho, el anuncio del traslado generó un gran revuelo en la comunidad internacional, especialmente en los países árabes, lo que llevó a diversos países a pedir a Trump que reconsiderara su postura.

Lejos de ceder, el mandatario siguió adelante con su plan y este mismo viernes, durante su intervención en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC), a pesar de que no hizo referencia a la fecha del traslado, se jactó de haber seguido adelante con su plan pese a que otros países le habían dicho: "No lo hagas, no lo hagas".