Según reza en el escrito del Ministerio Fiscal, al que ha tenido acceso Europa Press, por estos hechos le solicita a cada uno una multa superior a 2.000 euros, así como inhabilitación especial para el derecho a cazar por tres años.

A su vez, como responsabilidad civil, el fiscal solicita que los acusados indemnicen, conjunta y solidariamente, al titular del coto por el valor de los ejemplares abatidos -7.040 euros por los ciervos y 1.408 euros por el muflón-, incrementados si se acredita su condición de trofeos de caza según tasación pericial de la Administración y, en su caso, por los perjuicios añadidos causados que sean objeto de prueba en el acto del juicio o en ejecución de sentencia.

El fiscal señala que los acusados, por su amistad y afición a la caza, eran conocedores que en el coto de caza 'Matuloso', explotado para la caza mayor por una entidad mercantil con plan técnico de aprovechamiento cinegético entre 2009 y 2013, se criaban animales para trofeos de caza, por lo que decidieron practicar la caza furtiva con el fin de cobrar dichos animales y hacerse con sus cabezas.

Así, se validaron del conocimiento del lugar que tenía uno de ellos, por trabajar como guarda en el coto colindante y planearon el acceso al

mismo, atravesando el embalse del Sancho, que separa ambos cotos, valiéndose de una pequeña barca de plástico y flotadores.

En ejecución de dicho plan, la noche del 3 de septiembre de 2010, dos de ellos entraron y abatieron de un disparo un ejemplar de ciervo al que decapitaron para llevarse el trofeo, y a final de ese mismo mes, entraron de nuevo y abatieron de disparos tres ejemplares de ciervo y uno de muflón.

El fiscal señala que aquella noche, y al verse sorprendidos por los guardas del coto y agentes del Seprona que habían montado una apostadero, intentaron huir, lográndolo uno de ellos que llevaba el rifle usado. Otro fue detenido al que intervinieron la cabeza de uno de los ciervos, una navaja, cuerdas, un pasamontañas, cartuchos del calibre 243 y un tubo para imitar el sonido de los venados en la berrea.

Tras ser detenido y trasladado a dependencias policiales, al hacer uso del derecho de avisar a un familiar, llamó a su esposa y le pidió que "avisara al otro para que preparara el rifle para entregarlo, pero que antes le quitara todo".

Su esposa dio el aviso y se concertaron para depositar el rifle en la armería de Madrid 'Armería Española SL', lo que hicieron el 4 de octubre de 2010 intentando, sin conseguirlo, que se registrase una fecha de entrega anterior a los hechos relatados y entregando el rifle finalmemnte, tras varios requerimientos del Juzgado, a la Guardia Civil de la Rioja en febrero de 2011.

Consulta aquí más noticias de Huelva.