Autopista radial R-4  de Ferrovial y Sacyr
Autopista radial R-4 de Ferrovial y Sacyr. CINTRA

El Ministerio de Fomento, a través de la empresa pública Seittsa, asumirá este miércoles la explotación y el mantenimiento de la R-4, autopista radial que discurre entre Madrid y Ocaña (Toledo), tras la liquidación de la sociedad concesionaria, que estaba en concurso de acreedores, según ha informado ese departamento.

De esta forma, la R-4 se convertirá en la primera de las ocho autopistas de peaje en quiebra que revierte al Estado, que garantizará la prestación del servicio en todas ellas y la subrogación del personal, cerca de 700 trabajadores, en las mismas condiciones laborales.

Será la primera autopista que el Estado tenga bajo su gestión más de una década después de que en mayo de 2006 privatizara la entonces Empresa Nacional de Autopistas (ENA).

Fomento tiene previsto relicitar y adjudicar este año, en dos bloques, la explotación de las ocho autopistas de peaje en quiebra.

El ministerio ha iniciado ya la resolución administrativa de los siete contratos de concesión que engloban a las ocho autopistas.

Tras la R-4, Fomento asumirá en lo que queda de mes y en marzo el resto de las radiales (la R-2 Madrid-Guadalajara, la R-3 Madrid-Arganda y la R-5 Madrid-Navalcarnero), la M-12 que une Madrid con el Aeropuerto de Barajas y la AP-36 Ocaña-La Roda. Posteriormente, el 1 de abril el Ministerio se quedará con el tramo de la AP-7 entre Cartagena y Vera y con la Circunvalación de Alicante.

La otra vía en quiebra, la AP-41 Madrid-Toledo, será la última en 'rescatarse', dado que su concurso de acreedores no ha llegado aún a la fase de liquidación.