La joven Amaia Romero ganadora de Operación Triunfo y Alfred García, finalista y su pareja artística interpretarán en directo por primera vez fuera del concurso el tema Tu Canción, seleccionado por la audiencia para ser la canción que represente a España en el próximo Festival de Eurovisión. Será en el concierto solidario La Noche de Cadena 100, el próximo 24 de marzo.

Amaia y Alfred actuarán ante cerca de 15.000 personas en el Wizink Center de Madrid y junto a algunas de las voces más importantes del pop español como Malú, Pablo López o Manolo García y además del tema de Eurovisión interpretarán City of stars, el tema que les catapultó a la fama en OT.

Junto a los artistas ya citados también acturán Amaia Montero, Mikel Erentxun, Ruth Lorenzo, Efecto pasillo, Lagarto amarillo y Soraya, además de "algunas sorpresas", como prometen desde la organización.

Organizado por Cadena 100, el concierto recaudará fondos junto a Manos Unidas para contribuir como cada año a una buena causa, que en esta ocasión pondrá su foco en Etiopía y las miles de personas que son marginadas cada día por sufrir diferentes discapacidades.

La causa solidaria

Etiopía, en el cuerno de África, es el segundo país más poblado del continente africano con 105 millones de habitantes. De un total de 187 países, ocupa el puesto 173 en el Índice de Desarrollo Humano. En este contexto, se estima que hasta el 17% de la población etíope sufre algún tipo de discapacidad debido a la pobreza, la ignorancia, la guerra, la hambruna y la falta de servicios de prevención y rehabilitación.

Las personas afectadas apenas tienen acceso a la educación o a la formación profesional o a un crédito para empezar un negocio, y son discriminados en el mercado laboral. Todas estas carencias conducen a una relación de dependencia total de sus familias. Muchos de ellos deben recurrir a la mendicidad para poder sobrevivir.

Muchos de los habitantes del barrio de Nifas Silk Lafto, en Addis Abeba, viven en la extrema pobreza. La mayoría son personas que tuvieron que desplazarse a la ciudad desde otros lugares del país por las sequías o los conflictos. Muchos de ellos están afectados por alguna discapacidad: ciegos como consecuencia del tracoma, cataratas o de otras enfermedades oculares; los que han sufrido la polio en la infancia; los enfermos de lepra o las numerosas víctimas de las minas antipersona...

Para poder ayudar a este colectivo a ser autosuficiente, hace más de dos décadas un grupo de personas ciegas fundó en el barrio la Asociación de autoayuda SALU, que cuenta con el apoyo y cooperación del gobierno local. La asociación imparte cursos de formación en oficios y actividades de generación de ingresos para que estas personas puedan ganarse la vida de manera digna: confección de escobas, cepillos y mopas; alfombras y esteras; cestería; corte y confección; cría de gallinas y engorde de ovejas, etc.

Gracias al apoyo de asociación, muchas personas han montado su propio negocio familiar o se han establecido en cooperativas. La relación con SALU es muy cercana y se mantiene durante y después del aprendizaje. Además, se sensibiliza para poder afrontar la marginación y el aislamiento que sufren por parte de la sociedad. Al final de los cursos de formación, los beneficiarios reciben el material y los productos necesarios para comenzar un pequeño negocio.