El acusado, nacido en 1979, reside junto a su padre, de 85 años, en Gijón. El Ministerio Fiscal sostiene que, sobre las 02.00 horas del día 28 de junio de 2017, el acusado propinó a su padre fuertes puñetazos en la cabeza y en la cara, según informa Fiscalía en nota de prensa.

Agentes de la Policía Local acudieron a la vivienda, alertados por un vecino, y localizaron al acusado debajo de una cama. Antes de ser detenido, el acusado lanzó contra los agentes el somier de la cama y dio varias patadas a uno de ellos en la rodilla derecha.

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de lesiones, de un delito de atentado y de un delito leve de lesiones del 147.2 del Código Penal. Concurre la circunstancia agravante de reincidencia respecto del delito de lesiones.

La Fiscalía pide también que se prohíba al acusado acercarse a su padre y domicilio en un radio de 300 metros.

Consulta aquí más noticias de Asturias.