La parlamentaria socialista Ainhoa Unzu ha afirmado en una nota que "varios de esos pliegos contemplan licitaciones a la baja que harían que los servicios fueran deficitarios". En uno de los casos examinados, el precio máximo de licitación es de 180.000 euros al año cuando, para ser rentable, no podría adjudicarse por menos de 243.000 euros, "lo que directamente repercutiría en el empleo". "Una vez más, la intención del Gobierno es adjudicar los servicios por debajo del precio real de contratación", ha señalado Unzu.

Los socialistas ya han puesto sobre la mesa otros casos "especialmente llamativos" como la anulación del pliego de Bomberos, la limpieza del Palacio de Navarra o el más reciente de la comisaría de Policía Foral en Beloso.

"Con estas licitaciones ni siquiera se cubren los costes salariales del personal, lo que se traduce en la precarización de las condiciones de trabajo, con despidos, horas impagadas o la reducción de jornadas", ha señalado.

Unzu ha afirmado que "este Gobierno que se dice de progreso está precarizando el empleo y está teniendo pocos escrúpulos al anteponer el precio a los derechos de los trabajadores y a la calidad de los servicios", y ha considerado que el Ejecutivo "debería revisar la información facilitada por las empresas con las características de los trabajadores a subrogar a la hora de calcular los costes de los contratos".

Consulta aquí más noticias de Navarra.