La presidenta de la FaPaC, Belén Tascón, en rueda de prensa.
La presidenta de la FaPaC, Belén Tascón, en rueda de prensa. MARINA LOPERENA

La Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de Cataluña (Fapac) empieza una campaña contra las pruebas de evaluación diagnóstica de educación primaria de este curso. La agrupación ve en estos exámenes un instrumento que consolida una educación basada en la competición, la privatización y la mercantilización y por este motivo invita a las familias catalanas a negarse a llevar a sus hijos a la escuela los días de las pruebas para evitar que las hagan.

"Estas pruebas no se pueden presentar como una obligación para alumnos escolarizados en Cataluña porque la LOMCE ha eliminado esta obligatoriedad" ha expresado este miércoles la presidenta de la Fapac, Belén Tascón, quien ha destacado que "en términos jurídicos la Llei d'Educació de Catalunya (LEC) no establecen una obligación de realizar las pruebas externas estandarizadas".

Cecília Bayo, portavoz de la Asociación Groga de Gràcia, ha reivindicado por su parte que "con la realización de las pruebas, y con su uso y difusión, se consolida el marco competitivo del modelo educativo mercantilizador que los últimos gobiernos están desplegando" y ha hecho un llamamiento para "exigir al Gobierno y al Departamento de Educación un proyecto global de evaluación educativa realizado desde un enfoque pedagógico e inclusivo".

Unas 1.400 familias se negaron el curso pasado a hacer las pruebas que este año se realizarán entre el 5 y el 16 de marzo (tercero de primaria) y del 8 al 10 de mayo (sexto de primaria). Las de cuarto de la ESO se llevaron a cabo los los pasados 6 y 7 de febrero.

Este miércoles a las 20 horas, la organización ha convocado a las familias de tercero y sexto de primaria a realizar una macro reunión informativa en la escuela Pau Casals del barrio de Gràcia de Barcelona.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.