Eduardo Zorrilla y Reme Ramos
Eduardo Zorrilla y Reme Ramos MPG

Zorrilla y Ramos han recordado que el pleno aprobó el pasado mes de junio parte de una moción sobre control de las emisiones contaminantes de la cementera de La Araña, como la instalación de un medidor de calidad del aire, que registre tanto la contaminación urbana, como la emisión industrial, lo más importante para los vecinos de esta zona y la capital en general.

En este punto, el portavoz de Málaga para la Gente ha manifestado la "sorpresa e indignación" que siente al comprobar que no se pretende instalar un medidor que garantice la salud, lo que ha calidicado

como "una tomadura de pelo" del equipo de gobierno.

Ha señalado, al respecto, que la fábrica Cementera de la playa de La Araña está situada a menos de 1.500 metros de los núcleos de población de la Zona Este, El Candado y La Cala del Moral y a ocho kilómetros, por ejemplo, de la catedral de Málaga.

El Registro Estatal de Emisiones y Fuentes Contaminantes, que sustituye a los antiguos registros EPER para adaptarse a la normativa europea, "constituye la fuente de información más fiable -o al menos la fuente oficial- sobre las sustancias contaminantes emitidas en el aire, agua y suelo en los complejos industriales de España", ha explicado.

Los datos que se ofrecen en este registro sobre la Fábrica Cementera de La Araña "desmontan las promesas" de sus directivos que aseguraban que "las colosales reformas de las instalaciones reducirían las emisiones contaminantes", han señalado en rueda de prensa, al tiempo que Ramos ha advertido de que "los datos con cuanto menos, inquietantes".

Así, la edil habla de más de 200.000 toneladas de residuos tóxicos que se incineran en la fábrica, entre los que se encuentran baterias de plomo, ropa de protección para contaminación, filtros, productos de laboratorios, electrodomésticos, entre otros. "Estamos hablando de que la fábrica se encuentra a cinco kilómetros de centros escolares, y a ocho de la Catedral y todo eso lo respiramos los ciudadanos", ha manifestado.

Málaga para la Gente y anteriormente Izquierda Unida han venido alertando de que los índices de contaminación de la capital oscilan diariamente, "mientras que el PP niega que sean elevados". "Sin embargo, los registros oficiales dicen que se supera en muchos ocasiones los índices óptimos de calidad", han señalado.

En este punto, han señalado que, aunque la fuente principal de la contaminación es la emisión de CO2 de los coches, "entendemos que en el caso de Málaga también es definitorio la existencia de instalaciones industriales, como la central térmica de ciclo combinado y, en mayor medida, la cementera de La Araña".

El Ayuntamiento adjudicó el estudio previo para la instalación del medidor en la zona este, que recomendó que el aparato sólo registrara emisiones urbanas procedentes, principalmente, del CO2 de los vehículos "y no incluye la emisión de partículas en suspensión, verdadera razón de las demandas vecinales de la zona".

Así, han señalado que basándose en este estudio, el equipo de gobierno ha realiza do un concurso para adjudicar la instalación e un medidor en la zona este "que solamente registrará la contaminación urbana, pero no la industrial, lo que ha suscitado el rechazo de los vecinos porque estos 200.000 euros de inversión no servirá para nada, ya que querían que se controlara las emisiones de la fábrica de La Araña".

Málaga para la Gente ha criticado, además, que el alcalde, Francisco de la Torre, se había comprometido expresamente con la Asociación de Vecinos de El Palo "que se iban a controlar las emisiones industriales, ya que los vecinos tienen derecho a conocer si el aire que respira está contaminado y en qué nivel y de dónde proviene".

Por último, han señalado que los vecinos se quejan de que "el PP ha incumplido su compromiso y esta instalación tampoco respeta lo que se aprobó en pleno", han concluido.

Consulta aquí más noticias de Málaga.