Incendio en Serra de San Madede (Ourense)
Incendio en Serra de San Madede (Ourense) CEDIDA

Alcaldes de varios municipios afectados por la ola de fuegos de octubre reclaman a la Xunta mayor celeridad en las actuaciones y ayudas pendientes cuando se van a cumplir cuatro meses de los incendios que arrasaron unas 49.000 hectáreas y provocaron la muerte de cuatro personas.

En la conocida como 'zona cero' de los incendios, en el municipio de As Neves, el alcalde, Xosé Rodríguez (BNG), denuncia que la Xunta "se comprometió a realizar convenios que no se materializaron". "Se echa de menos una respuesta más ágil", lamenta.

En la misma línea se expresan, en conversación con Europa Press, regidores de municipios como Ponteareas, Nigrán y Carballeda de Avia, el último de los cuales, Luís Milia (PSOE), resume su malestar: "Va para cuatro meses y seguimos igual".

En As Neves, Xosé Rodríguez explica que los incendios han dado lugar a "daños colaterales" como la contaminación ambiental tras quemarse tejados y cubiertas de uralita que han provocado la liberación de amianto, dañino para la salud, en más de 70 puntos del municipio. Sin embargo, censura que siguen "sin respuesta" por parte de la Xunta, que se comprometió a aportar soluciones que no llegan.

A esto se une que "se están destrozando" viales por la entrada de vehículos de alto tonelaje en la zona norte del ayuntamiento para la retirada de madera, con un daño económico en pistas de titularidad municipal y "problemas" para los vecinos para acceder a sus viviendas.

El alcalde deja claro que "toda la regeneración ambiental que se hizo en As Neves fue a través del ayuntamiento y terceros, pero ninguna contribución de la Xunta". De hecho, critica que en este momento "no hay ningún convenio suscrito" con el Gobierno gallego a pesar del compromiso para ello, "igual que dijeron" que se abordaría el tema de la uralita y los viales.

En lo tocante a las ayudas, Xosé Rodríguez conoce la resolución positiva de subvenciones de realojo para el alquiler de viviendas, pero indica que en As Neves se tramitaron unas 400 ayudas y existe una "celeridad inexistente" en la respuesta.

A renglón seguido, el regidor de As Neves cree que "en absoluto" se tomaron las medidas necesarias para hacer frente a futuras olas de fuegos, pues son necesarias actuaciones "mucho más profundas", con "dotación económica" y con "programas de intervención de la Xunta sobre el territorio".

CARBALLEDA DE AVIA: "NO HA LLEGADO NI UN EURO"

"Estuvimos solos para apagar los fuegos, sin nadie que nos ayudase más que la solidaridad de la gente (...) la Xunta anunció ayudas para los que perdieron sus casas, pero a día de hoy no ha llegado ni un euro", reprueba el primer edil de Carballeda de Avia, en donde ardió el 75% de su territorio en octubre.

Para hacer frente a un gasto de 350.000 euros con el fin de reponer servicios básicos en un pequeño ayuntamiento como Carballeda se tuvo que llegar a acuerdos con empresas que "pasarán la factura cuando haya liquidez". "Pero de la Xunta no vimos ni un euro", incide el socialista.

Asimismo, el alcalde ha explicado que personas mayores con pensiones de 500 euros, "gente que no tiene un duro", reciben tan solo una primera ayuda de 25.000 euros por viviendas quemadas sobre los 98.000 euros de máximo al que pueden acceder -el resto se obtiene al acabar la obra-. Esto les obliga a buscar créditos para realizar la obra hasta que les pague el Gobierno gallego. Una queja que ya se ha trasladado a la valedora do Pobo.

También ve insuficientes las ayudas que reserva la Xunta para viviendas quemadas, pues solo en Carballeda son 17 primeras residencias con daños que asciende a unos dos millones, alrededor del 75% de "lo que hay para toda Galicia".

El Gobierno gallego se ha fijado, de forma general, el objetivo de tener resueltas en el primer semestre de este año todas las solicitudes formuladas. Hasta ahora se han registrado 1.275 peticiones, cuyo coste superaría los 22 millones de euros.

"Como la Xunta no se mueve tenemos que movernos", sentencia. Para ello, se pusieron en contacto con un grupo de expertos del Campus Terra de la USC y con el Ayuntamiento de Puebla de Sanabria con el fin de elaborar un proyecto que presentarán para ser financiado por la UE -busca aglutinar terrenos para dedicarlos al pastoreo o explotaciones de cachenas que "hagan de barrera natural frente al fuego"-.

"Y es ahí donde la Xunta tiene que ayudarnos para adelantar el dinero, porque el municipio no tiene presupuesto", apunta tras señalar que ya pidió a la conselleira apoyo cuando visitó la zona. "Pero ni viene ni se le espera", apostilla.

"LOS FUEGOS DE VERANO SE APAGAN EN INVIERNO"

De cara a evitar que vuelvan a ocurrir situaciones como las vividas en los fuegos de octubre, el alcalde de Ponteareas, Xosé Represas (BNG), subraya la elaboración de un plan de defensa contra incendios del municipio, mientras los trabajos realizados han dependido "de mucho voluntariado y participación vecinal".

Así, avisa a la Xunta de que "los fuegos del verano se apagan en el invierno". Aquí, recrimina que las medidas son "insuficientes" porque los propietarios "no pueden hacer frente solos" a la retirada de madera quemada, así como la eliminación de especies invasoras y arbolado en zonas de transición entre monte y zona urbana.

En este sentido, resalta que tomar medidas "ahora tendría menor coste" que apagar incendios, por lo que asegura que los municipios "echan en falta mayor apoyo".

A LA ESPERA DE UNA SOLUCIÓN PARA EL CASTRO DE CHANDEBRITO

El alcalde de Nigrán, Juan Antonio González (PSOE), se refiere al riesgo de desprendimiento de rocas en el castro de Chandebrito, tras llevar "tiempo esperando" a que la Xunta actúe. Reprocha que hace un mes se comprometieron con una partida para dar solución y siguen sin noticia.

También apunta que la mayoría del terreno quemado en Chandebrito -en donde hubo dos fallecidos- es de comunidades de montes, que se encuentran con dificultades a la hora de realizar cortas, ya que deben obtener "muchas autorizaciones".

Respecto a las ayudas, González también indica que "se están recibiendo las de alquiler", pero aún no se resolvieron otras, por lo que apuesta "por dar un 'chance" a la Xunta, aunque dice que ya sabe de algunas que fueron rechazadas. Con todo, aclara que "la disputa política es mala" en estos casos, por lo que apela a la colaboración.

Sobre cómo avanza la preparación de cara a la nueva temporada de fuegos, el regidor de Nigrán ve necesario "hacer que la Xunta no se quede dormida y dé pasos". "La consellerías de Medio Ambiente y Medio Rural no sabemos si existen, aquí hubo víctimas y no sabemos nada", critica. Aunque agrega: "Estamos dispuestísimos a lo que quieran cuando quieran".

"Fue un infierno pero la gente hizo que no fuera muchísimo más, la capacidad de recuperación de los vecinos es fuerte como la de la naturaleza", valora.

INCENDIOS EN O XURÉS Y ANCARES

Por su parte, la alcaldesa de Lobios, María del Carmen Yáñez (PP), recuerda que a su municipio afectó "el fuego de manera muy importante" en O Xurés, por lo que prevé que será una "regeneración lenta" dado que los "daños aún son muy perceptibles".

Asimismo, apunta que en su municipio el fuego no dejó daños de viviendas, sino en el monte, y pone en valor las medidas de la Xunta para evitar la erosión de terreno, si bien todavía no se ha empezado con la repoblación, que "dependerá de Medio Ambiente y Medio Rural".

"Después de sufrir una situación con daños irreparables todo lo que se pueda hacer es poco y hay que estudiar medidas efectivas", reflexiona.

Por su parte, el alcalde de Cervantes, Benigno Gómez (PSdeG), incide sobre una de las principales problemáticas que le trasladan sus vecinos, y es que "no les dejan pastar en zonas quemadas", incluso "en fincas privadas que ardieron".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.