Los inmigrantes residentes en España jugarán una media de 20 euros de Lotería de Navidad y sólo algunos, como colombianos o peruanos, compartirán sus décimos con otras personas porque "cada uno quiere ganar lo suyo". Todos compran sus participaciones en las administraciones oficiales y no suelen tener un número de la suerte, aunque es el sueño de muchos que su número sea el agraciado en el sorteo del sábado.

El presidente de la Asociación Cultural por Colombia e Iberoamérica (ACULCO), Álvaro Zulueta, ha indicado que la participación en la lotería de Navidad por parte de los colectivos inmigrantes depende del tiempo que hayan pasado en España y de su grado de integración en la sociedad. Así, "por ser un colectivo arraigado", los colombianos compran un décimo o varias participaciones que comparten con sus seres queridos, como también hacen los peruanos y los dominicanos, sobre todo desde hace dos o tres años.

Menos participativos son los paraguayos y los brasileños, que "todavía no han pasado demasiado tiempo aquí", ha agregado. Otra cosa que comparten los colombianos, además de su participación, son los números de la suerte: prefieren que los décimos terminen en 5 o en 7. También comparten sus décimos los bolivianos.

Según el portavoz de la Asociación de Cooperación Bolivia-España (ACOBE), Edward Sanjinés, los bolivianos se "meten en todo" ya que compran décimos en las administraciones y también participaciones de los números jugados en las empresas de sus amigos. Todos han comprado al menos un décimo, aunque pocos han ido más allá porque "20 euros es bastante", así que compran participaciones y cada miembro de la familia opta por un número diferente procedente de distintos barrios de la ciudad en la que vivan, para tener más posibilidades de salir premiados. No comparten números con amigos o compañeros porque "cada uno quiere ganar lo suyo".