Sigue la investigación sobre el atentado de ETA
La Policía registra las inmediaciones del lugar donde ETA atentó contra los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero (ARCHIVO) Regis Duvignau / Reuters

El Ministerio del Interior y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han activado las operaciones MORA y MIÑO ante el temor de un atentado de ETA antes de que acabe el año. Aunque nunca se ha bajado la guardia, el último golpe judicial contra el entramado etarra, la condena a 47 miembros de EKIN, ha provocado aún más que se disparen las alarmas.

La operación MIÑO se desarrolla en grandes ciudades como Madrid, Barcelona. Sevilla, Valencia, Zaragoza y Pamplona

La operación MIÑO se está desarrollando en las grandes ciudades como Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia, Zaragoza y Pamplona.

La Policía Nacional está rastreando garajes, a la búsqueda de coches sospechosos, intercambiadores de transportes, hostales, hoteles y casas de alquiler. ETA tiene la capacidad de introducir algún comando de legales (no fichados) en las grandes capitales de España.

“Trabajamos con la hipótesis de la banda haya podido introducir ya en Madrid un coche bomba”, explican a 20 minutos fuentes antiterroristas. Este dispositivo policial también conlleva controles en las principales carreteras de acceso a las ciudades. También se están controlando los modelos de coches que han sido sustraídos en las últimos días en Francia para impedir que la banda terrorista los utilice como coche bomba en España.

Las ‘horas calientes’ son las que discurren entre las 5 y las 9 de la mañana, las horas preferidas por los etarras para introducir material explosivo en las ciudades o perpetrar sus atentados.

Operación MORA

El dispositivo MORA, distinto al MIÑO, persigue no obstante los mismos objetivos: evitar un atentado pero en este caso contra los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Este operativo refuerza la seguridad de los agentes, que han recibido instrucciones taxativas para cambiar sus rutinas, mejorar las vigilancias y reforzar los controles en las sedes policiales.

Todos los miembros del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil han recibido nuevas instrucciones sobre medidas de autoprotección.

Los socialistas vascos refuerzan su seguridad

20 minutos también ha podido saber que la Consejería de Interior del Gobierno vasco ha informado al Partido Socialista de Euskadi que refuerce la seguridad de sus concejales, diputados y cargos públicos también ante el temor de un atentado etarra.

“ETA podría tener entre sus objetivos intentar asesinar a un político del PSE si el Gobierno ilegalizara finalmente a ANV”, explican fuentes antiterroristas del País Vasco.

Ha habido un incremento de la preocupación entre los socialistas vascos

“Ha habido un incremento de la preocupación entre los socialistas vascos. Y se están pidiendo más escoltas para ellos”, señala la asociación de escoltas en el País Vasco. “Un aumento que se podrá cuantificar definitivamente en enero y febrero”.

El propio PSE ha recomendado internamente a cargos públicos en el País Vasco, cerca de 500, que extremen sus medidas de seguridad ante la posibilidad de que ETA planee perpetrar un atentado contra alguno de ellos. En estos avisos se recuerda, por ejemplo, como ETA asesinó en 2002 a Juan Priede Pérez, concejal socialista por Orio, porque se salto las normas de seguridad y bajo a tomar un café sin la protección de escoltas que tenía asignada.