Drew Barrymore
La actriz Drew Barrymore firma una colección para la firma de zapatos Crocs. CROCS

Hay quien desterraría las Crocs de la faz de la Tierra, estos zuecos de plástico que se hicieron tan populares a principios de 2002, pero cuyo boom se desinflaba en 2008. El odio que suscitan generó hasta blogs en los que se cuestionaba cómo se podía "calzar algo tan espeluznante y antiestético".

Sin embargo, han resurgido de sus cenizas como un ave fénix a raíz de un cambio de estrategia que, entre otras cosas, apuesta por las colaboraciones exclusivas. La última en firmar para ellos es Drew Barrymore.

Centrada desde hace unos años en su faceta como productora y, más recientemente, diseñadora (ha lanzado línea de maquillaje ecológico y tiene una colección de ropa con Amazon Fashion), la actriz se une a Crocs y lanza otra edición especial. Dirigidos a mujeres y niños, los zapatos de goma de Barrymore llevan el azul marino y el amarillo por bandera.

Precisamente, Barrymore subía a su cuenta de Instagram una imagen suya con una de las zapatillas y ponía un comentario diciendo que estaba enviando algunos modelos a sus amigos.

Una fórmula exitosa

Desde el año pasado Crocs se ha subido al carro de las colaboraciones con famosos, ese binomio marca-celeb que tan bien funciona para ambas partes. En el caso de Crocs ha sido únicamente con diseñadores de renombre como Christopher Kane y Demna Gvasalia; este último presentó su colección cápsula durante el desfile de Balenciaga para primavera-verano 2018 en la Semana de la Moda de París.

Las burlas por calzar a las modelos con estos zapatos de plástico tan poco glamurosos para una pasarela no se hicieron esperar.

Contra todo pronóstico, la reinterpretación de Gvasalia, con diferentes pins y una plataforma de 10 cm, se agotó a las pocas horas durante un prelanzamiento que hizo Balenciaga, a pesar de costar 850 dólares el par. Como dato significativo: Crocs Inc, empresa que fabrica los populares zuecos, ha facturado desde su nacimiento hasta hoy 355 millones de dólares.