Dos arrollamientos ocasionaron esta mañana el corte temporal de las líneas de cercanías C-1, C-7, C-5 y C-10, lo que provocó retrasos y aglomeraciones de pasajeros que viajaban en plena hora punta desde Guadalajara y el Corredor del Henares a la capital, según informó un portavoz de Renfe.

El primer incidente se produjo a las 6.30 horas en un punto no autorizado para el tránsito de usuarios en las inmediaciones de la estación de El Pozo, cuando un tren arrolló a una persona. Este hecho provocó retrasos superiores a los 15 minutos en la circulación del Corredor del Henares y de los trenes que debían circular por el túnel Atocha-Chamartín. Por ello, la vías tuvieron que ser cortadas hasta las 7.15 horas.

Como alternativa, algunos pasajeros utilizaron una vía de contorno desde San Fernando de Henares hasta Chamartín.

Más tarde se produjo un nuevo arrollamiento. A eso de las 8.30 otra persona reultó arrollada en una zona cercana a la estación de Zarzaquemada. El incidente produjo cortes en la línea C-5 entre las estaciones de Leganés y Villaverde Alto. El servicio comenzó a restablecerse a eso de las 9:20 horas, pero solo se normalizó completamente a las 10.30.

Los cortes han provocado un "efecto cola" que ha ralentizado el servicio y producido aglomeraciones y largas esperas. Algunos viajeros han podido hacer transbordo en metrosur para desplazarse hasta sus lugares de trabajo.