Según ha informado el Consistorio en un comunicado, ahora se instruirá un expediente sancionador contra el cuidador y el propietario de los animales en virtud de la Ley 4/2015 de Protección de la Seguridad Ciudadana, contemplándose sanciones de entre 100 y 600 euros.

En los incidentes registrados estarían implicados los Bull Terrier, custodiados ahora en un centro de animales y habrían matado a aves de corral y atacado a otro perro.

Los animales se escapaban de forma reiterada de la propiedad de su amo y de la vigilancia de su cuidador, por lo que se les ha abierto un expediente al considerarse una infracción leve de la normativa. La ordenanza, han recordado, contempla aspectos relacionados con animales potencialmente peligrosos, determinándose ocho razas consideradas como tal.

Igualmente se recomienda que los animales deben tener una licencia específica, estar inscritos en un registro municipal o llegar microchip. No cumplir con estos requisitos o no actuar con diligencia para evitar daños a terceros puede suponer multas de hasta 15.025 euros, según el Ayuntamiento.