La sonda mide diferentes parámetros a lo largo de la columna de agua, tales como temperatura, conductividad, pH, oxígeno disuelto, turbidez, potencial redox y clorofila, siendo especialmente importantes los datos que se recogen en el verano y comienzos del otoño, cuando el agua de los embalses permanece estratificada.

La Confederación mantiene una red de control de calidad de todas las masas de agua de la Cuenca, pero lo novedoso de este sistema es que su sonda, unida a un equipo autómata, permite transmitir en continuo y en tiempo real a un centro de control, la información de calidad a distintas cotas del embalse y varias veces al día.

Los datos de este moderno aparato de control se pueden consultar ya en la web de la CHE 'www.chebro.es', en concreto en el enlace 'http://195.55.247.234/redalerta/embalsesEV.php'. Este sistema ya se ha probado en otros embalses de la cuenca; en Cueva Foradada (Teruel), La Tranquera (Zaragoza) y La Loteta (Zaragoza).

La sonda viene a completar el conocimiento que ya se tiene del embalse con las redes de calidad de las aguas de las que ya dispone la CHE para la evaluación del estado ecológico de las masas de agua. Los datos de estas redes también están disponibles para su consulta en 'http://www.chebro.es/contenido.visualizar.do?idContenido=29243&idMenu=4120'.

En El Val se han realizado controles anuales en los que se indica que el embalse tiene diagnóstico de eutrofico, lo que se considera un mal estado ecológico, achacable al exceso de nutrientes, lo que es fruto de las presiones sobre esta masa de agua. El agua que se sirve desde el embalse y que circula por el río Queiles no presenta problemas una vez se ha oxigenado.

ESTUDIO EN PROFUNDIDAD

Junto con las redes generales y específicas de calidad de las aguas y a la instalación de esta sonda que ofrecerá datos en continuo, la CHE está concluyendo un estudio en profundidad sobre la eutrofia del embalse de El Val, para evaluar las presiones que recibe y tener más información para trasladar a otras Administraciones que también tienen competencias (como las de depuración de las aguas) a la hora de tomar decisiones.

La Confederación también ha incrementado los controles y analíticas del vertido de la depuradora de Ágreda-Ólvega, del agua de río Val (antes y después del vertido de la EDAR), y del río Queiles.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.