Comisión
Comisión EUROPA PRESS

Así lo ha explicado a Europa Press el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Ciudad Real y presidente de la Comisión municipal por la Memoria Histórica, José Luis Herrera, quien ha recordado que una vez se dé luz verde a ese trámite definitivo, se pondrán las placas nuevas en las calles en un plazo de unos dos meses, tras lo que convivirán un año con los nombres antiguos para evitar cualquier molestia o confusión al inicio a los vecinos.

"Nosotros lo único que pretendemos es cumplir una ley vigente, como administración que somos, y además lo hemos hecho contando con el consenso de todos porque en la Mesa de la Memoria Histórica estaban todos los grupos políticos, incluido el PP que -aunque se ausentó en la última reunión de la comisión-, sí que aportó propuestas de nombres durante el proceso, incluso, una moción para que se incluyera una calle que había quedado fuera y se abstuvieron en la retirada de la escultura del alférez provisional", ha recordado Herrera.

PARTICIPACIÓN CIUDADANA

Asimismo, ha hecho hincapié en que para elegir los nuevos nombres se puso en marcha el pasado verano un proceso pionero en Ciudad Real que permitió a los ciudadrealeños votar, a través de una aplicación informática, y elegir los nombres que más les gustaban entre los propuestos por el propio equipo de Gobierno, PP, Ganemos y Ciudadanos.

Además, la única condición que se estableció, para avanzar en la consecución de una igualdad real en los nombres del callejero de la capital, es que la mitad de los nombres elegidos deberían ser femeninos.

En este sentido, los cambios supone que el Pasaje José Gutierrez Ortega pasará a denominarse Pasaje de la Pandorga; la calle José María Aparicio será Manuel Herrera Piña; la plaza Fernando Merry del Val y García Zapata se denominará plaza de Gloria Fuertes; y la calle Gregorio Sánchez-Puerta será calle Irene Villa.

Asimismo, la Calle Belchite pasará a llamarse Emilia Pardo Bazán; Brunete pasará a ser calle Maria Zambrano; y Santa María de la Cabeza llevará el nombre de calle Sara Montiel; además de la calle Simancas que será calle Miguel Ángel Blanco; y, finalmente, que el Grupo Vicente Galiana pase a ser conocido como Grupo Adolfo Suárez.

Como ya ha indicado en varias ocasiones el concejal de Cultura, esta modificación no tendrá coste para los vecinos de las calles afectadas -el cambio en documentos como DNI, pasaporte o carné de conducir es gratis por cambio de dirección-; y que el Ayuntamiento comunicará a Correos y resto de administraciones las modificaciones en la denominación de las calles.

FUNDACIÓN FRANCISCO FRANCO

Cuestionado sobre la demanda que la Fundación Francisco Franco interpuso contra la alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, y el propio José Luis Herrera el pasado verano tras la retirada de la escultura del alférez provisional, el concejal ha explicado que, "partiendo de la base de que es cuestionable la legalidad de que exista una fundación que protege el legado de un dictador y de un régimen ilegítimo", no han tenido nuevas noticias.

El Consistorio capitalino ya remitió al juzgado todo el expediente y la información requerida para instruir la casa, sin que aún hayan recibido notificación para declarar ni la alcaldesa ni el concejal.

"Igual ahora, cuando cambiemos el nombre de las calles, vuelven a iniciar cualquier de acción o a quejarse en los medios de comunicación para darse publicidad, pero tenemos la conciencia tranquila porque lo único que se está haciendo es cumplir con una ley vigente que el actual Gobierno de Rajoy no ha derogado y, de hecho, en el proceso contamos con el apoyo de Ganemos y PP, porque el único que votó en contra o se abstuvo fue Ciudadanos", ha concluido.