Vamos caminito del belén
Arriba, belén del convento de las Carmelitas, ganador del concurso municipal en la modalidad tradicional.(Torres)

Como si fuéramos Melchor, Gaspar y Baltasar en busca del portal de Belén, este fin de semana podemos hacer la ruta completa con la familia. Pero en lugar de que nos guíe la estrella de oriente, nos llevamos bajo el brazo nuestro 20 minutos y así no nos perdemos.

Podemos empezar el paseo en la Plaza del Carmen, en el belén del Ayuntamiento, abierto de lunes a domingo de 10 a 14 y de 17 a 21 horas, aunque el próximo lunes, día de Nochebuena, cerrará una hora antes y abrirá a las 11 horas.

De camino al Ayuntamiento podemos parar en la Carrera de la Virgen para ver otro clásico de la ruta: el de unos grandes almacenes que empiezan por Corte y terminan en Inglés. Está abierto de 11 a 13 y de 17 a 22 horas, es de los que cierran más tarde, así que también podemos dejarlo para los últimos en nuestra ruta.

Al lado de ése está el de la Sala Zaida de Caja Rural, obra de Miguel Torres y su equipo, ganadores del concurso del año pasado. Es uno de los más originales con unas 150 figuras y efectos de luz y sonido. Abre los días laborables de 17.30 a 21.30 h. y los festivos además por la mañana de11 a 14 horas. De ahí podemos subir a la Plaza de las Descalzas, que queda cerca, al convento de las Carmelitas, que es donde está el primer premio en la modalidad tradicional, el de la Hermandad de Nuestro padre Jesús Nazareno. Las figuras son de Manuel Collado y merece la pena acercarse a verlas.

Una ruta muy completa

En la plaza de las Pasiegas está el de la Asociación de vecinos del centro,  que también tiene su encanto y, de camino, ver el de la Alcaicería. De las Pasiegas podemos seguir por la calle San Jerónimo y entrar al del Colegio de Farmacéuticos, distinguido con el segundo premio en la modalidad artesanal.

No muy lejos en la calle San Gregorio Alto, está el belén que ha obtenido el primer premio en categoría infantil, en el C.E.S. Cristo Rey. Si aún estamos con fuerzas merece la pena acercarse al del Hospital San Juan de Dios o el de los colegios de la Asunción y la Sagrada familia, que pillan cerca.

PARA LOS PEQUES

Cartero real

Sus Majestades de Oriente han abierto sucursal en el el patio del Ayuntamiento. Allí pueden dejar sus misivas los niños, de paso que ven el belén, de 11 a 14 h. y de 17.30 a 21 h. excepto el lunes que por ser Nochebuena, el rey mago cerrará una hora antes para irse a cenar con los pajes.

Ni Barbie ni Action man

Para que aprendan a jugar sin disparar ni vestir a muñecas florero, en Albolote hay unas jornadas del juguete no bélico y no sexista. Serán mañana de 11 a 13.30 en el Centro cultural Fernando de los Ríos.

CONCIERTOS

‘Navidades blancas’

El concierto de Mayores en el Auditorio Manuel de Falla será mañana a las 17 horas. Participa el coro pop St. Michel, el coro clásico de Granada y el coro juvenil de la escuela de música de Almuñécar.

En clave jazz

El guitarrista y compositor almeriense Antonio Gómez ha hecho arreglos de jazz para villancicos populares. Los presentará con Pancho Brañas a la batería y Joan Masana, al bajo. Será esta noche en la sala Boogaclub.

‘Voces blancas’

Encuentro coral de voces blancas en Albolote, en el Centro Fernando de los Ríos, el domingo a las 12 horas.

VILLANCICOS

Con eco rociero

Encuentro de villancicos organizado por el coro rociero local Laurel de la Reina  y con la colaboración de otros coros de la provincia. Será en el Centro Carlos Cano de la Zubia, mañana a las 17 horas.

DE CAMINO, LAS COMPRAS

Dulces de las monjas

Hay que reponer fuerzas con tanto andar, tanto belén y tanto paseo. ¿Y qué mejor forma que en el puesto de dulces de convento? Está en la Acera del Casino, frente al teatro Isabel la Católica, y tienen unas especialidades que saben a gloria.

Plaza Bib-Rambla

¿Que aún no has puesto el portal en casa? Que te van a dar las uvas. Si no tienes material para hacer el nacimiento, en los puestos de la plaza Bib-Rambla puede surtirse de figuritas y todo tipo de accesorios, tipo nieve o musgo. Aparte de mirar algún regalillo o simplemente comprar adornos que siempre dan una nota de color a la casa.