La primera bebé koala de Madrid ya se puede visitar en el zoológico
‘Kalondra’ y su pequeña bebé. (Daniel Hernanz / Zoo de Madrid)

Ha sido una larga espera, pero ha merecido la pena. Seis meses después de que viniera al mundo, el primer bebé koala nacido en cautiverio en nuestro país se dejó ver ayer por primera vez. Tras pasar medio año desarrollándose en el interior del marsupio (bolsa abdominal que contiene las mamas y donde guardan a las crías en la primera etapa del desarrollo), ya ha salido y puede visitarse junto a su mamá, Kalondra, en la instalación de koalas del zoo.

Kalondra dio a luz el pasado 12 de mayo después de 32 días de gestación de su pequeña hija que, cuando nació, tenía el tamaño de una alubia. Ahora pesa ya 500 gramos, mide unos 30 centímetros y está cubierta de un pelaje grisáceo. Además, es habitual que deambule por ahí en el regazo de su madre o subida a su espalda.

Elige su nombre

Pero la pequeña koala todavía no tiene nombre y el Zoo Aquarium de la capital ha pedido a todos los niños que le ayuden a bautizarla.

Así, ha propuesto tres: Uluru, Kurunda y Noosa. Se trata de los nombres de tres parques nacionales de Australia, zona de origen de los koalas.

Para participar, hay que mandar un correo electrónico a comunicacionzoomadrid@grpr.com con el nombre elegido. El plazo finaliza el próximo 6 de enero.

Casi no beben agua

Los koalas duermen 18 horas diarias y están más activos por la noche. Viven en comunidad en grandes bosques de eucalipto, de cuya hoja se alimentan. Comen entre 200 y 500 gramos al día, lo que les da el agua que necesitan. De hecho, koala significa en aborigen australiano «que no bebe agua».