Un autobús de Tussam
Un autobús de Tussam EUROPA PRESS

Así lo ha manifestado a Europa Press el presidente del comité de empresa, Emilio Cubero (Sindicato Independiente de Trabajadores del Transporte, SITT), merced a las conversaciones mantenidas recientemente entre los sindicatos y la dirección de Tussam, ante el repunte experimentado en los apedreamientos de autobuses y el altercado vivido en un vehículo de la línea 30 precisamente después de que el mismo fuese objeto de una pedrada cuando circulaba por la avenida de las Letanías, en el Polígono Sur.

Al respecto, Cubero ha defendido las medidas reclamadas por las cuatro secciones sindicales con representación en la empresa; la Agrupación Sindical de Conductores (ASC), el SITT, CCOO y CGT, ante este nuevo altercado relacionado con los servicios de Tussam en el Polígono Sur, una zona de Sevilla marcada por el desempleo, la exclusión social y la delincuencia, donde se suceden las pedradas a los autobuses e incidentes de otro tipo.

Recientemente, de hecho, la Inspección de Trabajo se hacía eco de las denuncias de la plantilla respecto al repunte experimentado en el lanzamiento de piedras u objetos contra los autobuses en enclaves concretos del Polígono Sur, y ordenaba la suspensión del servicio en las calles Luis Ortiz Muñoz, Padre José Sebastián Bandarán y Madre de Cristo, hasta que se garantizase la plena seguridad para el tránsito de autobuses por dichos espacios.

REFUERZO POLICIAL

El servicio fue restituido varios días después porque frente a dicha suspensión provisional, el Ayuntamiento alegó el dispositivo de seguridad y vigilancia puesto en marcha por la Policía Local a cuenta de los apedreamientos, así como las "peticiones de refuerzo" trasladadas la Subdelegación del Gobierno central respecto a los efectivos de la Policía Nacional asignados al Polígono Sur.

En cualquier caso, los sindicatos de Tussam han acordado un "frente común" ante la problemática de las pedradas, que según el Ayuntamiento sucede en otros barrios además de en el Polígono Sur, y el más reciente de los altercados. En concreto, después de que un autobús de la línea 30 fuese objeto de una pedrada cuando circulaba por la avenida de las Letanías, en pleno Polígono Sur, el conductor modificó el recorrido merced al protocolo estipulado para este tipo de casos, tras lo cual un viajero se habría servido de uno de los extintores del vehículo para golpear las ventanas y la mampara delantera del mismo, causando heridas al conductor.

"FRENTE COMÚN"

Frente a toda esta situación, los sindicatos de Tussam demandan medidas como un mecanismo que impida usar los extintores sin la "actuación" del conductor, "laminar los cristales de las mamparas" para evitar que se "desgranen" a causa de los impactos, gestionar ante la Junta de Andalucía que los conductores sean reconocidos como "agentes de la autoridad" o "recuperar el proyecto de instalación de cámaras" de video vigilancia en el exterior de los autobuses y estudiar la posibilidad de hacerlo en el interior.

Además, y entre otros aspectos, también proponen analizar el protocolo preventivo gracias al cual fue levantada la suspensión del servicio de Tussam en las calles Ortiz Muñoz, Padre José Sebastián Bandarán y Madre de Cristo del Polígono Sur y estudiar "medidas complementarias", ante la "ineficacia" de los aspectos comprendidos en dicho plan de actuación.

Respecto a la demanda de las cámaras de videovigilancia, Emilio Cubero ha expuesto que la instalación exterior de dichos dispositivos necesita una autorización de instancias superiores, pero fruto de las recientes conversaciones con la dirección de Tussam, habría quedado de relieve que la empresa puede instalar directamente cámaras en el interior de los autobuses y "ya está haciendo" las gestiones" para ello. En ese sentido, ha expuesto que algunos vehículos ya contaban con dicho equipamiento cuando fueron adquiridos, señalando que la tarea de instalación podría simplificarse gracias los propios talleres de la compañía.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.