Los bomberos apuntalaron ayer parte de una casa en la Estrecha de San Andrés (número 16), alertados por el servicio de Ruinas del Ayuntamiento. El inmueble, que da también a la calle Cordonería, está deshabitado y presentaba riesgo de desplome, por lo que los bomberos actuaron en una galería y un ventanal del segundo piso. Agentes de la Policía Local cortaron la Estrecha de San Andrés de 14.00 a 14.30 horas, tiempo en el que varios vecinos de la zona se quedaron sin poder entrar en sus viviendas.