El Ayuntamiento de Santander invertirá seis millones de euros en remodelar los Jardines de San Roque y la plaza de Italia en el Sardinero, un proyecto "ambicioso y necesario" que se comenzará a ejecutar este mismo verano y tendrá un plazo de ejecución de entre 12 y 15 meses.

Aunque se pretenden adjudicar las obras en junio para que arranquen en verano, los trabajos se centrarán durante los meses estivales en el interior de los jardines para así causar la menor afección posible a la actividad de los hoteles de la zona y que se pueda utilizar con normalidad la plaza de Italia, en donde no se trabajará "en ningún momento del verano".

La alcaldesa de Santander, Gema Igual, y el concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Díaz, han presentado este miércoles en rueda de prensa esta "importante" actuación para la que ya está redactado el proyecto, que ha sido elaborado por el estudio De la Fuente Arquitectos.

Igual ha señalado que se trata de una obra "necesaria" porque los Jardines de San Roque "no son accesibles" lo que hace sean poco utilizados y transitados y, además, a lo largo de los años se ha ido actuando sobre ellos de una forma "un poco desorganizada". Y, en cuanto a la plaza de Italia, también pedía una actuación tras haberse quedado vacíos los locales de hostelería de los bajos del Casino.

En términos generales, ha indicado que se remodelarán los jardines para "hacerlos totalmente accesibles", ensanchando las aceras perimetrales y dotándoles de circuitos para pasear, a lo que se sumarán actuaciones de mejora en el Auditorium, la creación de un graderío y la restauración de una fuente ubicada en uno de los laterales del escenario.

Se realizarán cambios en el tráfico de la avenida de los Infantes, la avenida de los Hoteles y la avenida Maura para lograr que el paso de los jardines a la plaza de Italia sea más fluido, y se quitará un carril por sentido en la avenida Reina Victoria, en el tramo entre el mirador de la primera plaza del Sardinero y el Casino para ampliar la plaza.

Con ello, se conseguirá ampliar la superficie de la plaza en un 50% y se generará un paso directo desde ésta hacia la playa y el mirador convirtiendo los pasos de peatones en uno solo, que dará justo frente a las escaleras de acceso al arenal, que además pasar a ser abiertas "en abanico" en lugar de por los dos laterales y se creará y una pasarela por encima de ellas para llegar directamente al mirador.

Con el proyecto ya redactado, la intención del equipo de Gobierno (PP) del Ayuntamiento, que llevaba esta actuación en su programa electoral, es aprobarlo en la Junta de Gobierno Local "próximamente" para iniciar inmediatamente los trámites administrativos para su licitación y tratar de lograr que los trabajos estén adjudicados en junio.

La regidora municipal ha ensalzado que se trata de un "proyecto ambicioso", con un "presupuesto importante", de 6.068.273 euros, y que se espera pueda estar concluido para el verano de 2019. Para ello, en la licitación se establecerá un plazo de ejecución de las obras de 15 meses pero con la opción de rebaja a 12, lo que permitiría acabarlas en ese horizonte.

También ha indicado que, antes de presentar hoy en rueda de prensa el proyecto, se han mantenido reuniones con los hoteles de entre tres y cuatro estrellas de la zona, con el Consejo de Administración del Gran Casino del Sardinero y con el sector del taxi, ya que la parada actual se deberá cambiar de ubicación al ampliarse la plaza de Italia hacia el Hotel Sardinero.

DETALLES DEL PROYECTO

En los Jardines de San Roque, que tienen una extensión de más de 14.000 metros cuadrados y será por donde se empiecen las obras, se tratará de recuperar el "concepto original" que tenían en el diseño realizado por el arquitecto municipal Ramón Saiz en 1944, en cuto honor además está previsto que se coloque un monolito.

Con el objetivo de que este espacio de la ciudad "gane en presencia y accesibilidad", Díaz ha detallado que se ampliarán las aceras perimetrales y se generarán recorridos peatonales en su interior, en donde se mantendrá el pavimento de "piedrecita" aunque renovado y con más permeabilidad.

Los árboles, excepto tres que podrían estar enfermos, se mantendrán aunque se redistribuirán y el Auditorium será objeto de varias actuaciones: la recuperación del escudo original en la parte superior de la denominada 'concha' y el cambio de la estructura añadida para poner un toldo que resguarde de la lluvia a quienes actúan, que se sustituirá por una "más liviana" que también permitirá poner un toldo de tela.

En este área, en el lateral de Auditorium se restaurará la fuente que hay y que "mucha gente no conoce", que se encuentra "hundida" respecto a la cota de la plaza y que se elevará al mismo nivel, y también al fondo de la plaza se creará un nuevo graderío. Entre otras actuaciones, también se restaurarán las puertas de forja y los pilares ubicados en el centro de los jardines, en cuyo lateral se generará una pequeña plaza.

En el área de los jardines, se modificará el tráfico. Así, la avenida de los Infantes que ahora tiene doble sentido se destinará únicamente como bajada desde los Pinares y, aunque se amplía la acera perimetral de los jardines, se mantendrán los aparcamientos.

Mientras que la avenida de los Hoteles será solo de subida hacia los Pinares y, para generar un circuito cómodo para quienes viven en este entorno, la avenida Maura se cambiará de sentido, pasando de ser de subida a bajada. También se cambiará el vial de la calle de la Iglesia, que será de doble sentido, y contará con un paso de peatones elevado que la conectará con los Jardines de San Roque.

En la Plaza de Italia, que quedará relativamente unida a los jardines para que el paso entre ambos sea fluido, se ampliará hacia el Hotel Sardinero y hacia el mirador de la primera plaza del Sardinero. Para ello, también se realizarán cambios en el tráfico, el más destacado es la eliminación de un carril por sentido un carril por sentido en la avenida Reina Victoria, en el tramo frente al Casino.

También se eliminará la entrada hacia los jardines de San Roque desde Reina Victoria y la Avenida de Castañeda y, aunque seguirá habiendo un pequeño vial, tendrá un pavimento diferenciado porque solo será de acceso hacia el Hotel Sardinero y quienes vayan al Hoyuela deberán bajar por la avenida de los Infantes, en la que solo podrán girar a la derecha los que vayan al hotel, mientras que el resto deberá salir por la calle Panamá.

Con estos cambios, se podrán ampliar en un 50% los más de 14.000 metros cuadrados actuales de la plaza de Italia, actuación ya contemplada en el Plan Especial de Protección del Sardinero y cuya remodelación consistirá principalmente en la redistribución de los tamarindos, el cambio de la iluminación y la ampliación de las zonas verdes. Los bancos de la plaza se repararán pero se trasladarán a los Jardines de San Roque y en ésta se colocarán unos nuevos.

Igualmente, y aunque ahora la mayoría de los bajos del Casino -que son de propiedad privada- están vacíos, se señalará el espacio para terrazas de hostelería colocando un pequeño muro de acero corten y arbustos elevados.

Para generar un paso peatonal que una la plaza de Italia con la primera playa del Sardinero, los dos pasos de peatones que separan ambas zonas se unirán en uno solo, que dará justo frente a las escaleras de acceso al arenal. Estas escaleras, que ahora son por los laterales, recuperarán su aspecto original, abriéndose "en abanico".

Y, además, para evitar que quienes se dirijan al mirador y no a la playa tengan que abrirse hacia un lado para llegar, se creará una pasarela elevada sobre las escaleras y directa hacia el mirador.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.