El crecimiento de la economía española dio síntomas de ralentización en el sprint final de 2017. Estadística ha publicado este martes el dato avanzado del PIB del cuarto trimestre y calcula que subió en ese período un 0,7%, una décima menos que en el trimestre anterior.

En cualquier caso, el PIB español sigue incrementándose por encima del tres por ciento  y ya son tres años consecutivos por encima de esta tasa. En 2017 avanzó un 3,1%, después de que los dos años previos de recuperación económica creciese al 3,4% y 3,3%, según los datos del INE.

"España está en una situación económica buena, llevamos tres años creciendo por encima del 3%, más del doble que en Europa y se puede conseguir el objetivo de 20 millones de personas trabajando", ha afirmado el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en los Desayunos de TVE. Unos datos "positivos", añadió poco después el ministro de Economía, Luis de Guindos.

Además, tras la dura crisis que azotó a España de 2007 a 2013, el país ha recuperado el pulso económico con 17 crecimientos intertrimestrales consecutivos. El de este último trimestre, en todo caso, se limita a la tasa mínima (0,7%) que se ha marcado en los tres últimos años. Y según la Autoridad Fiscal (AIReF), será la que se repita en el primer trimestre de 2018.

¿Ha influído Cataluña en esta desaceleración? El Banco de España sí estimó en su último informe que el impacto negativo de la incertidumbre por la crisis política en Cataluña desde octubre hasta diciembre se habría manifestado en un descenso del gasto privado interno y en las exportaciones turísticas. Dos datos que se han confirmado posteriormente en las caídas que ha reflejado Cataluña en llegadas de turistas y en las ventas del comercio.

Guindos lo niega y considera que el impacto catalán  "no ha sido especialmente relevante" en el conjunto del trimestre. "No hay ningún indicador que manifieste una desaceleración importante, sino todo lo contrario, sigue con la inercia de los últimos trimestres", ha añadido el titular de Economía, que contextualiza ese 0,7% del tramo final en un aflojamiento generalizado en Europa en el último trimestre.

Tendrá dificil volver a repetir un 3% en 2018

¿Y qué es lo que ha vuelto a empujar a España por encima del 3%? "La actividad tuvo soporte mayormente en la demanda doméstica, tanto privada como pública", explican los expertos Ignacio Archondo y Camilo Andrés Ulloa, de BBVA Research. "La demanda externa neta habría hecho una contribución prácticamente nula al crecimiento, a pesar de la recuperación de las exportaciones".

El BBVA destaca además que ese crecimiento del 3,1% supera al que se había previsto para España hace un año (el 2,7%). El resultado es que España es la gran economía occidental que más crece —Francia ha confirmado hoy un avance del 1,9% y la Unión Europea del 2,5%, según Eurostat—, pero según todos los analistas y organismos la economía española no volverá a repetir en 2018 otro crecimiento superior al 3%.

La estimación de la OCDE para este año habla de un avance del 2,3%, el FMI y el Banco de España lo elevan al 2,4%, el servicio de estudios del BBVA y la Comisión Europea prevén un 2,5% y el mayor optimismo procede de Funcas, que augura para España un crecimiento del 2,6%.

Incluso el Gobierno rebaja al 2,3% su previsión de crecimiento para este año, aunque De Guindos ha abierto hoy la puerta a revisar esa cifra al alza para colocarla por encima del 2,5% —el consenso medio de los expertos— e incluso aspira a llegar al 3% por cuarto año consecutivo. "Podemos estar en ese entorno", ha dicho el ministro.

España ya ha recuperado el PIB anterior a la crisis económica, pero no el empleo. Por eso el Ejecutivo traslada el mensaje de que aún se necesitan dos años de crecimiento al volumen de los años anteriores para abandonar "definitivamente" la crisis. "En estos dos años hay que crear medio millón de empleos cada ejercicio y normalizar la evolución salarial porque ya no estamos en 2010, 2011 ni 2012", ha zanjado De Guindos.

El INE ofrecerá el próximo 1 de marzo las tablas completas de la Contabilidad Nacional de España del cuarto trimestre, en las que se confirmará el crecimiento del 3,1% en 2017 y el motivo de este avance. El dato, en todo caso, coincide con el que había estimado el Banco de España hace unos días, así como los principales organismos económicos mundiales.